Entre “muy difícil” e imposible, el margen de control ambiental de la Ley de Riego

Será muy difícil controlar la calidad del agua. La previsión es que la calidad del agua va a ser muy mala y va a haber una afectación a los ciudadanos que se encuentran aguas abajo”, dijo a No toquen nada el ecólogo Luis Aubriot.

Actualizado: 03 de julio de 2018 —  Por: Redacción 180

Entre “muy difícil” e imposible, el margen de control ambiental de la Ley de Riego

Adhoc ©Ricardo Antúnez

Hace unos días se terminó el plazo para discutir el proyecto de decreto reglamentario de la nueva ley de riego. En el documento se retoman artículos de decretos anteriores y se incorporan algunos que refieren al cuidado ambiental de los cursos y cuencas.

Raúl López Pairet, ingeniero y especializado en riego que fue consultado por el MGAP durante la elaboración del proyecto de ley, dijo esta mañana a No toquen nada que el proyecto de decreto es un paso pero hay que seguir.

“Es importante que estas obras tengan un fin concreto y se construyan de forma ordenada con participación de los involucrados, tanto los beneficiarios del agua como los usuarios del territorio y la gente que vive en esa cuenca. La ley de Riego es un paso en esa dirección, nos faltan otros para tener un camino mejor trazado”, indicó López Pairet.

Luis Aubriot, ecólogo especializado en limnología, indicó que la calidad actual del agua no es buena, que el control es muy difícil y puede haber afectación del agua potable. “Las condiciones de son de pésima calidad del agua. Son terrenos muy productivos, hay exceso de fertilizantes que llegan a esos ambientes y provocan modificaciones en la calidad del agua muy drásticas. Será muy difícil controlar la calidad del agua. La previsión es que la calidad del agua va a ser muy mala y va a haber una afectación a los ciudadanos que se encuentran aguas abajo”, sostuvo Aubriot.

Sobre la capacidad efectiva de controlar la gestión de los embalses y cuidar la calidad del agua, López Pairet y Aubriot tuvieron visiones diferentes. El ecólogo dijo que va a ser “muy difícil de controlar” y el ingeniero dijo que “muy difícil no es imposible. Esa pequeña ventana es donde hay que trabajar para mejorar las condiciones y que de ‘muy difícil’ pasemos a ‘difícil’ y cada vez a una condición más favorable en materia de control”.

Sin embargo, Aubriot dijo que “estamos con aires mundialistas y creemos que podemos más que otros en algunos sentidos. Si Estados Unidos no puede controlarlo en uno de sus lagos más importantes (Lago Erie), dudo que nosotros podamos hacerlo con los privados y bajo nuestro controles. Estamos en una ventana de oportunidad para la generación de cianobacterias y luego que aparecen es muy difícil eliminarlas”.

Noticias relacionadas