Diego Muñoz

Saber sufrir, permitirse soñar

Uruguay juega el viernes ante Francia otro partido extremo, en el que habrá que sufrir mucho y no dejar de soñar.

Actualizado: 04 de julio de 2018 | Por: Diego Muñoz

Escribo esto desde mi habitación del hotel en Nizhni, Rusia, a horas del partido entre Uruguay y Francia. El corazón late rápido y la ansiedad empieza a volverme un poco loco, por lo que pido disculpas de antemano: en estas líneas estoy más cerca del hincha que del periodista. 

Vivo el sueño de ver en vivo a la selección en cuartos de final de la Copa del Mundo, de cubrir para ESPN el día a día de un equipo que da muestras sobradas de su convicción. 

Sin interpretar lo que pasó en todos estos años, parece inexplicable que la selección uruguaya esté a un partido de alcanzar por segunda vez en los últimos tres mundiales las instancias semifinales. 

Pero al analizar el proceso que ya lleva 12 años la explicación resulta algo más sencilla. 

En la conferencia de prensa del martes Luis Suárez resumió el proceso de selecciones que comenzó el 2006 en una respuesta: “Cuando llegamos nosotros el espejo era Lugano, Forlán, Abreu. Ahora a mí me toca ser de los más grandes y transmitimos lo mismo a los más jóvenes. Nadie es más que nadie acá adentro”.

Eso y la competitividad de un grupo al que le gusta más los partidos extremos que el dulce de leche han puesto a la Celeste otra vez ante una posibilidad soñada. ¿Cuántos de ustedes creyeron que en Sudáfrica 2010 se había ido el único tren? ¿Cuántos de ustedes han vuelto a creer? Todo gracias a un técnico sabio y equilibrado, que se mantiene lejos del ruido, y a un grupo de jugadores comprometidos hasta la médula. 

Con o sin Cavani Uruguay es y será un equipo. Dentro y fuera de la cancha, este grupo da todo por el compañero y por la causa. 

“Cada uno de nosotros confía en el compañero, sabe que el que está al lado se entregará por completo, que se dejará todo , en todos los sentidos que un hombre primero y futbolista después podría entregar. Mirarnos y reconocernos, de eso se trata. Y puedo asegurar que nada es más reconfortante que sentir que podés confiar en la gente que te rodea”, escribió el ex capitán Diego Lugano en el prólogo del libro Nuestra generación dorada. 

Y eso mismo va a pasar el viernes. Más allá del resultado final, que nadie dude que sucederá. 

Así que el viernes levántense temprano, preparen el mate, júntense con la familia o con amigos, vayan a verlo en las pantallas gigantes de las calles, píntense la cara, agarren la bandera. Hagan lo que más les guste. Y prepárense para sufrir. Pero no dejen de creer ni un minuto en esos tipos vestidos de celeste que estarán en la cancha. Los mismos que desde hace 12 años cada vez que juegan logran que Uruguay deje por un rato de ser gris y se convierta en el país de las sonrisas, los que le devolvieron a la selección el respeto que había perdido. Esos que se ganaron el derecho a soñar y a que todos nosotros creamos en su sueño. 



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.