Diputados evangélicos temen “turismo abortivo” por ley de trata

Los diputados evangélicos del Partido Nacional dijeron que la ley sobre trata de personas provocaría que mujeres extranjeras "puedan realizarse un aborto con recursos de nuestro país en nuestro país".

Actualizado: 12 de julio de 2018 —  Por: Redacción 180

Diputados evangélicos temen “turismo abortivo” por ley de trata

adhoc©Pablo Vignali

Producción: José Benítez

En el debate en Diputados sobre la ley sobre trata de personas -que contó con apoyo de todos los partidos- hubo críticas y también una discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo y la ideología o perspectiva de género.

Los diputados evangélicos del Partido Nacional, Gerardo Amarilla y Álvaro Dastugue, criticaron la accesibilidad a la interrupción voluntaria del embarazo que da la ley a las víctimas de explotación.

"No se requiere ni siquiera residencia mínima de la mujer para tener acceso al aborto y cuando no haya realizado la denuncia judicial o administrativa. Entendemos que esta disposición puede implicar una situación de mayor violencia hacia la mujer que se encuentra en un momento de gran fragilidad y sensibilidad a las presiones externas, y le pueden quitar por medio de esas presiones o con amenazas tal vez lo único bueno que puede llegar a tener en ese momento, que es un hijo, siendo expuesta a un duelo mayor con la pérdida de ese bebé", señaló Amarilla.

Dastugue, además, dijo que la ley abre la puerta al aborto de extranjeras.

"Se abre una puerta, que no sabemos cómo la cerraríamos, a un posible turismo abortivo. Recordemos que en países vecinos el aborto no es legal. Estamos hablando de países donde hay más de 100 millones de mujeres, de las cuales imagino que hay muchas que quisiera abortar. Con este literal estamos dando la posibilidad de que estas mujeres puedan realizarse dicho aborto con recursos de nuestro país en nuestro país", expresó.

La diputada Cristina Lustemberg le contestó a Dastugue: "Yo dudo que venga una mujer de algún país a hacerse pasar por víctima de trata para querer adquirir este derecho".

"Hago la salvedad de que en este país votados por una ley legitimizada la interrupción voluntaria del embarazo es un derecho que tenemos las mujeres hoy en nuestro país. Así como concebimos los derechos en salud sexual y reproductiva como un derecho humano a no negociar, y este país ha tenido leyes que los ha saldado desde ese lugar. Me cuesta, y soy respetuosa de las concepciones ideológicas y religiosas que podemos tener cada una, pero dudo podamos estar haciendo una promoción del turismo abortivo en nuestro país", dijo la legisladora.

El diputado Pablo Abdala, que votó en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, también contestó al diputado Dastugue.

"Entiendo que esta disposición está vigente, que además en su momento -y yo tuve que ver con eso- hubo una iniciativa popular para someterla a referéndum, y creo que esa es una realidad objetiva que tenemos que asumir. Por lo tanto en este caso corresponde que entonces lo establecido en la ley 18.987 sea de aplicación", dijo.