Programa Huertas: “un laboratorio vivo” en las escuelas y liceos

“Un aula expandida con espacio de huerta dentro del centro educativo”: el Programa Huertas buscará formar docentes para expandirse a todas las escuelas y liceos del país.

Actualizado: 23 de setiembre de 2018 —  Por: Redacción 180

Programa Huertas: “un laboratorio vivo” en las escuelas y liceos

facebook.com/FagroUdelar

El Programa Huertas se aplica en 15 escuelas de contexto vulnerable en Montevideo y en 18 liceos de Montevideo, Canelones y Maldonado.

La propuesta se basa en la docencia, ejecución y seguimiento de huertas agroecológicas y es desarrollada por un equipo docente integrado por 25 estudiantes, ingenieros agrónomos o idóneos en la temática, que se desempeñan como Orientadores o Talleristas en la huerta educativa.

La ingeniera agrónoma Beatriz Bellenda, docente del Grupo Disciplinar de Agroecología del Departamento de Sistemas Ambientales de Facultad de Agronomía, dijo a No toquen nada que "es como un aula más, un aula expandida con espacio de huerta que es bien variable dependiendo del espacio real que haya en el centro educativo"

"Talleristas u orientadores de huertas articulan con la maestra qué contenidos se van a trabajar y dos veces por semana están presentes para trabajarlos. Se hace todo lo referido a la huerta: preparación del suelo, manejo de los cultivos, la siembra, los transplantes, el abonado, todo lo que haya que hacer", explicó Bellenda, que integra desde 2007 el equipo de coordinación del Programa Huertas en Centros Educativos tras el acuerdo con el Consejo de Educación Primaria y el Ministerio de Educación.

"Después viene la época de las cosechas y todo termina en un taller de cocina donde toda la institución degusta los productos que emergen de la huerta", contó la ingenieria agrónoma.

"Cuando el maestro o el profe se enganchan de verdad, algunos programas son absolutamente compatibles. Tenemos elaborado un programa articulado para Primaria, donde para cada grado, analizando con el programa curricular de cada grado cuáles son los contenidos, desde allí todo lo que imaginen, de ciencias, de oralidad, cuentos de la huerta, recetas, de matémáticas, áreas, volúmenes, de historia, la historia de los cultivos", explicó.

El mismo programa que se aplica en México se denomina "laboratorio vivo". "Es súper integral para trabajar un montón de contenidos", destacó la docente.

También se trabaja "con la educación ambiental, en momentos que la humanidad está pasando por una crisis en sus recursos naturales y la alimentación". "Creemos que de verdad puede hacerse un aporte sustancial", afirmó Bellenda.

El programa llegó a abarcar 48 escuelas pero tuvo problemas de financiación luego de que la intendencia le quitó el apoyo. 

"Es imposible que desde la Facultad de Agronomía podamos atender 2000 escuelas y 300 liceos. Nuestra apuesta para fines de este año y el año que viene es jugar a la formación docente. Empezamos a ofrecer algunos espacios de capacitación a estudiantes de magisterio, del IPA, y algunas de las materias para que se sumen y puedan integrarse, y ellos sí sean agentes que con la huerta instalada lleven el día a día", dijo la docente.