Yebra asume “todos los riesgos” y el BNS presentará “El Quijote del Plata”

A fines de octubre, el Ballet Nacional del Sodre presentará “El Quijote del Plata”. El director, Igor Yebra, dijo en No toquen nada que sabe que corre riesgos al desviarse de los títulos más clásicos del ballet y habló de las características del nuevo espectáculo.

Actualizado: 21 de octubre de 2018 —  Por: Redacción 180

Yebra asume “todos los riesgos” y el BNS presentará “El Quijote del Plata”

DelSol (Todos los derechos reservados)

El español Igor Yebra asumió la dirección del Ballet Nacional del Sodre en enero, luego de la renuncia de Julio Bocca e invitado por el propio Bocca.

Yebra también se topó con la dificultad de tener que coordinar con una orquesta que tiene a la mayoría de sus músicos trabajando medio tiempo en la Sinfónica del Sodre y medio tiempo en la Filarmónica, pero dijo que están intentando lidiar con eso junto al director de la sinfónica, Diego Nasser.

Respecto a las obras que pretende poner en escena, dijo que está dispuesto a asumir riesgos con propuestas nuevas, como “El Quijote del Plata” que se estrena el 25 de octubre, y que seguirá dirigiendo a la compañía mientras pueda tener la libertad de tomar esos riesgos.

“Tengo una oportunidad de hacer una cosa y voy a hacerlo. Es mi visión, mi camino, entonces asumo todos los riesgos. Yo quiero seguir una línea y una estructura pero al mismo tiempo también quiero proponer cosas y llevar un camino. Entonces, si no voy a poder llevar ese camino, cuanto antes nos saludemos y adiós”, dijo Yebra.

Sobre “El Quijote del Plata”, Yebra contó que espera que se convierta en un clásico contemporáneo, y que la coreógrafa Blanca Li está muy acostumbrada a trabajar con espectáculos más modernos y experimentales.

“Vamos a intentar contar la historia de una manera actual. Ya desde la puesta en escena no vas a ver el típico ballet clásico donde tienes escenografía que sube y baja, es todo el rato la misma con cosas corpóreas que entran y salen. La luz va a tener que jugar algo muy importante, por ejemplo, en un ballet clásico -lo hablamos con Sebastián Marrero que es el que hace las luces normalmente-, hay máximo como 50 cues, los cambios de movimientos; y en estos momentos en lo que está proyectado para este ballet hay ya unos 100 y todavía no hemos empezado a afinar todo, por lo que se va a ir a más”, explicó.

Yebra mencionó que esto se alinea a la postura que están tomando las compañías de ballet del mundo en la actualidad, ya que las creaciones “tienen que ser fáciles de meter en una maleta para poder sacar afuera”.

“El Quijote del Plata” es una fusión entre la clásica historia de Miguel de Cervantes y la del coleccionista uruguayo Arturo E. Xalambrí, que tenía una de las mayores colecciones de primeras ediciones de Don Quijote de La Mancha.

“Estaba fascinado con el personaje de Don Quijote. Tenía primeras ediciones en árabe, chino y japonés. Es más, había capítulos que le gustaban y se los hacía traducir en otras lenguas sin conocerlas. No los iba a entender pero los quería tener en otras lenguas. Cuando supe esto, me pareció una quijotada impresionante. Lo que hacemos es fundir los personajes, partimos de inicio con Arturo en su lecho de muerte junto a su hija, rodeado de sus libros, le va pidiendo a su hija que se los vaya trayendo y van revisando capítulos. En esa ensoñación aparecen Quijote, Sancho y diferentes momentos de la obra del Quijote de Cervantes, hasta que casi al final los dos personajes se funden en uno solo”, agregó el director.

Noticias relacionadas