Semanario alemán Der Spiegel presentó una denuncia contra su periodista falsificador

El influyente semanario alemán Der Spiegel declaró el domingo haber presentado una denuncia contra uno de sus experiodistas, expulsado por falsificar artículos, del que sospecha que desvió donaciones a favor de huérfanos sirios que viven en la calle.

Actualizado: 23 de diciembre de 2018 —  Por: Redacción 180

Semanario alemán Der Spiegel presentó una denuncia contra su periodista falsificador

AFP

El semanario anunció el domingo que poseía informaciones según las cuales Claas Relotius habría organizado una colecta de dinero entre sus lectores para ayudar a los protagonistas de sus textos, pero dando los datos de su cuenta bancaria personal.

"Der Spiegel dará todas las informaciones que ha reunido a la fiscalía, en el marco de una denuncia", anunció el periódico en su página de internet.

Claas Relotius admitió que había imaginado historias e inventado completamente personajes en más de una docena de artículos. El escándalo fue revelado el miércoles por el semanario alemán, después de que el periodista de 33 años dimitiera el 16 de diciembre.

Los lectores preocupados señalaron estos últimos días a la redacción la colecta de donaciones de Relotius a favor de huérfanos sirios que viven en las calles de Turquía, héroes de uno de sus artículos publicado en julio de 2016.

El periodista habría organizado la recaudación por email entre lectores que le habían escrito a propósito de este reportaje falsificado. Un fotógrafo turco que había trabajado con él en este artículo señaló desde entonces importantes inexactitudes.

El semanario declaró que creía que Relotius había completamente inventado los personajes principales de ese reportaje. La publicación asegura que no estaba al corriente de esta campaña y no sabe por el momento cuánto dinero se recaudó exactamente.

El experiodista estrella, recompensado en varias ocasiones, describió sus esfuerzos por ayudar a estos niños en varios artículos, en los que relataba su lucha de varios meses por hacerles llegar a Alemania. Esto sería igualmente una mentira, según el semanario.

En su último número publicado el sábado, Der Spiegel estima que estas falsificaciones constituyen "lo peor que le puede ocurrir a una redacción". Pidió disculpas y prometió "hacer todo lo posible para recuperar su credibilidad".

AFP