MGAP registró el primer controlador biológico del país para cultivos extensivos

La Dirección General de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería registró un agente de control biológico que ataca a las plagas conocidas como “lagartas”, de acuerdo a un comunicado en su sitio.

Actualizado: 07 de enero de 2019 —  Por: Redacción 180

MGAP registró el primer controlador biológico del país para cultivos extensivos

Pablo La Rosa / adhocFOTOS (Todos los derechos reservados)

Este caso es el primer controlador biológico para cultivos extensivos que se registra en el país y sirve para atacar a las orugas que se conocen como “lagartas” (Anticarsia gemmatalis) que afectan a los cultivos de soja y girasol.

Se trata de una avispa pequeñita, la Trichogramma pretiosum Riley, que pone huevos en la lagarta y la parasita, según se explica en el sitio del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Federico Montes, director de la Dirección General de Servicios Agrícolas del MGAP, dijo a 180 que el proceso se lleva a cabo con liberaciones de los huevos de la avispa próximos a eclosionar. “Hay dos tipos de liberaciones: una inundativa y otra aumentativa. La diferencia es, o bien liberar una gran cantidad o ir haciendo varias en distintos momentos. Se hacen en enero y febrero en el momento que la lagarta ataca la soja”, comentó.

El desarrollo del método estuvo a cargo de la empresa francesa Biophilia S.A., que Montes definió como de primer nivel mundial, y que ahora tendrán que desarrollar la venta del producto. 

Montes dijo que el desarrollo de este método de control de plagas llevó varios años de trabajo y que se probará en varias hectáreas de soja en Soriano y algunas de San José. Mencionó que en 2018 se había realizado alguna prueba pero que se requiere un clima más húmedo del que hubo para que el insecto funcione con toda eficiencia, y que las lluvias de este verano promovieron la puesta en práctica.

También, destacó la importancia del uso de controladores biológicos antes que los insecticidas químicos en cultivos extensivos, sobre todo en un país productor de alimentos. Agregó que el objetivo es que este método pueda ser alternativo o complementario al uso de agroquímicos. “Puede ser alternativo en años muy buenos climáticamente, con esto solo alcanza. En algún año puede pasar que hacés alguna liberacion y se dan condiciones adversas y hay que complementar con agroquímicos pero es una manera de reducir su aplicación”, dijo.

El director de la DGSA dijo que esto fue promovido por la exoneración de la tasa de registro de controladores biológicos en la Rendición de Cuentas de 2018, para que el desarrollo de estos productos no tuviera ese costo como impedimento. También, mencionó que la investigación y el desarrollo de controladores biológicos es importante porque “no todos los enemigos naturales de las plagas son buenos, algunos pueden ser nocivos, traer alguna plaga que no existe o complicar a otros cultivos”.

También, Montes adelantó que durante 2019 se podrían registrar otros 17 controladores que están bajo evaluación y que actúan sobre plagas de diferentes cultivos como manzana, tomate, vid, lotus, alfalfa, otros nuevos controladores para soja, morrón, lechuga, citrus, uva y pino.