Primeras claves del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur

El acuerdo alcanzado hace unos días en Bruselas entre la Unión Europea y el Mercosur, tras 20 años de negociaciones, abre un período largo en el que las partes deberán ratificarlo con muchos detalles por definir.

Actualizado: 05 de julio de 2019 —  Por: Redacción 180

Primeras claves del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur

Sede del Mercosur en Montevideo (©Javier Calvelo/ adhocFOTOS)

Lo que se alcanzó el viernes 28 de junio en Bruselas no fue el acuerdo de asociación definitivo entre el Mercosur y la Unión Europea. Lo que se hizo fue cerrar la etapa de trabajo de negociación de los equipos políticos y técnicos de los bloques, pero eso no quiere decir que no falten detalles para que el acuerdo sea una realidad.

De hecho el texto de la versión final del acuerdo todavía no fue presentado públicamente y no está claro aún cuándo sería.

Son 1000 páginas, con algunas redactadas a última hora del viernes después de que algunos de los participantes completaron casi 48 horas de corrido en la dinámica negociadora, según le dijo a No toquen nada una fuente uruguaya que participó de las conversaciones.

Al margen de eso, la etapa de la firma del acuerdo es el partido que se debería jugar en el próximo año o año y medio, después de que se realice la revisión legal del texto por parte de los países participantes.

¿Qué tienen que firmar?

La firma debe ser, por un lado de la Comisión Europea, pero del otro de los cuatro países fundadores del Mercosur. La no firma por parte del presidente de sólo uno de los países del Mercosur puede implicar un trancazo en el acuerdo que lo derribe o lo mande al congelador hasta nuevo aviso.

El riesgo principal hoy se visualiza en Argentina por la postura del kirchnerismo respecto al acuerdo alcanzado bajo el liderazgo del gobierno de Mauricio Macri y las declaraciones del candidato presidencial Alberto Fernández.

Pero el trancazo podría llegar también desde Brasil, Paraguay o desde Uruguay, nada se puede dar por seguro. Con la publicación del texto todos los sectores que se sientan afectados por el resultado de las negociaciones van a plantear sus reservas o incluso su rechazo ferviente al acuerdo o a los capítulos que los perjudican y eso puede poner en jaque a más de un gobierno.

Algunos detalles

En el capítulo “Comercio y Desarrollo Sostenible” se establece que las partes reafirman los compromisos ambientales asumidos en el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, entre otros. Bolsonaro en Brasil podría tener problemas con su base parlamentaria por no poder salirse de ese acuerdo, por cosas como limitaciones que debería aceptar a la desforestación del Amazonas, por ejemplo.

Los sectores industriales en Brasil y Argentina se pueden sentir en riesgo por el contenido del acuerdo.

Los países del Mercosur se obligaron a denunciar en 10 años a partir de la vigencia del acuerdo la reserva de carga de transporte marítimo. Esto fue una concesión importante del Mercosur y afecta a los sectores de transporte internacional de cargas de Argentina y Brasil (en Uruguay y Paraguay no hay nada significativo en este terreno). Puede haber reacciones fuertes por este lado.

Algunas cosas protegidas y otras que quedaron cortas

La estructura del acuerdo comercial se puede plantear en tres dimensiones:

  • productos que entran de lleno y sin cuotas en la lógica del libre comercio entre los bloques
  • capítulos sometidos a cuotas y a regímenes especiales (la carne o los lácteos son un ejemplo)
  • productos protegidos que quedan por fuera del acuerdo y siguen sometidos a las barreras que los países quieran aplicar

Un ejemplo de un producto protegido defensivamente por Europa porque era un interés ofensivo fuerte del Mercosur es la carne.

Quedó en una cuota de 99.000 toneladas que sólo representan el 7,5% del consumo de la Unión Europea. En el último tramo de la negociación el Mercosur no priorizó este tema y no logró aumentar más esa cuota.

Algunos productos clave que quedaron fuera del acuerdo son el trigo, la pasta, los panificados, el vino a granel. También quedaron fuera algunos llamativos, casi pintorescos, como la muzzarella y el papel higiénico.

También hay otras dimensiones relevantes como por ejemplo el del “Régimen de Patentes” acordado que no incluye compromisos en materia de Extensión de patentes. Este fue un logro para el Mercosur para defender, entre otras, la industria química de la región que abarca la farmacéutica y la de insumos agropecuarios que se mantendrían con el nivel de protección actual para no sufrir competencia en mejores condiciones desde Europa.

Sector lácteo, una de las claves del impacto en Uruguay

El contenido del acuerdo respecto al sector lácteo es uno de los más relevantes y con más impacto potencial para un sector productivo uruguayo.

Allí se establecieron cuotas recíprocas:

  • Leche en polvo: Cuota de 10.000 toneladas a ser implementada en 10 años.
  • Fórmula infantil: Cuota de 5.000 toneladas a ser implementada en 10 años.
  • Quesos. Cuota de 30.000 toneladas a ser implementada en 10 años.

La conclusión que se puede sacar de esto es que los productores de leche del Mercosur (Uruguay y Argentina, que tienen a Brasil como mercado muy relevante) lograron protegerse relativamente de la competencia europea en leche en polvo pero entregaron buena parte del mercado de los quesos.

Esto puede generar un malestar importante en el sector lácteo uruguayo que tiene a Brasil como un destino muy importante de sus quesos y podría sufrir a partir de la competencia europea en mejores condiciones arancelarias.

La protección de la muzzarella es un aliciente en este terreno ya que ese queso representa cerca del 30% de las exportaciones a Brasil.

Autos

Si el acuerdo entra en vigencia los autos de origen europeo podrían abaratarse de forma considerable en Uruguay. La reducción de la carga impositiva en los automóviles podría estar en el orden de los 28 puntos, entorno a la mitad de la carga impositiva que tienen hoy.

Con base en un informe de Ricardo Leiva

Noticias relacionadas