Ley de derribo: “preventivo-disuasivo” para Garcé; “reverendo disparate” para Leal

Álvaro Garcé, asesor en seguridad de Luis Lacalle Pou, y Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior y jerarca de esa cartera si gana Daniel Martínez, hablaron en No toquen nada sobre la propuesta del PN de la Ley de derribo de aviones.

Actualizado: 17 de octubre de 2019 —  Por: Redacción 180

Ley de derribo: “preventivo-disuasivo” para Garcé; “reverendo disparate” para Leal

DelSol

La semana pasada en No toquen nada, Álvaro Garcé se refirió a la propuesta del candidato nacionalista Luis Lacalle Pou de promover una ley de derribos de aviones, en caso que sea necesario para atacar operaciones de narcotráfico.

“No es una excentricidad que estamos planteando, existe en la región. La consagran Brasil, Chile, Perú, Colombia, Honduras, y Argentina no lo tiene por ley sino por reglamentación”, comentó el asesor en seguridad de Lacalle Pou.

Garcé agregó que “en Colombia hubo unos cuantos derribos y en Perú, también”. “Lo concebimos como un elemento prevento-disuasivo, eminentemente preventivo y excepcionalísimamente represivo”, dijo.

Consultado sobre si no podía tratarse de un caso de “pena de muerte sin juicio”, dijo que no, que se trataría de un caso similar al de un delincuente armado abatido por un policía. Ante el planteo de que en el caso de la Ley de derribo se estaba presumiendo un riesgo de esa avioneta que no era explícito porque no llevaba armas a la vista, Garcé dijo que se presume “del mismo modo que en el terreno presumís la agresión; agotás la cadena de advertencias y solo con la autorización del Presidencia de la República abrís fuego”. Por ello, Garcé consideró que hay uso de la fuerza jurídicamente justificada por el Estado. “No es un homicidio y, por lo tanto, no es pena de muerte. Hay muerte, pero no hay pena de muerte indirecta”, agregó.

Sobre la capacidad del país para rastrear a los aviones, Garcé dijo que Uruguay tiene radares en tierra, algún radar fijo y dos radares móviles. También mencionó que los aviones interceptores son pocos e inadecuados, del modelo Cessna 37b, son de la década del 60 y no tienen radar. “Es evidente que con estas condiciones, con la mínima capacidad operativa que tiene la Fuerza Aérea sería difícil, pero nosotros al mismo tiempo que planteamos la ley de estamos pensando la necesidad de equipar a la Fuerza Aérea con los interceptores. No estoy hablando de cazas de cuarta generación sino entrenadores avanzados que tengan un radar con un alcance de 75 a 90 km, y con eso, sin duda, que se puede mantener perfectamente el control del espacio aéreo”, dijo Garcé.

Leal: “un reverendo disparate”

Por su parte, Gustavo Leal, calificó la propuesta de Lacalle Pou como “un reverendo disparate”. El actual director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior dijo que en América Latina hay 11 países que tienen una Ley de derribo de aviones.

“Brasil tiene hace 20 años. Argentina lo inauguró con Macri. ¿Sabe cuántos aviones derribaron en Brasil, que tiene frontera con todos los países de producción de droga? Ninguno. ¿Sabe cuántos aviones derribó Macri con esa ley rimbombante que dijo que iban a empezar a derribar aviones? Ninguno. Hay que conocer cómo funciona esa ley, que no es para eso. Lacalle todavía dice que el presidente es el que va a decidir eso. En América Latina esas leyes de derribo de aviones vienen de la década del 2000 por ahí, hubo incidentes serios. Hay 4 países que han tenido derribo de aviones, uno de ellos fue Perú, que terminó derribando un avión equivocado y se generó un enorme problema. Fíjense que en las leyes de Brasil, que tiene frontera con todos esos países,  esa ley tiene 9 tapas, en Argentina tiene 4. En ninguno de los casos fue viable”, mencionó Leal.

Para el ministro del Interior en un eventual gobierno de Daniel Martínez, la propuesta de la Ley es una “puesta en escena de ‘acá vamos a mandar, no le vamos a tener miedo a nadie, vamos a mandar a la policía que reprima, vamos a ir para adelante’. En el Filtro pasó eso, y los policías terminaron en los juzgados”, comentó.