Fiscalía investigará filtración de imágenes de la causa del crimen de los marinos

La fiscal Mirta Morales, que entiende en la causa del asesinato de los tres marinos en el Cerro, contó en No toquen nada que vio imágenes en la prensa que formaban parte de información reservada de la causa. Dijo que investigará cómo llegaron a publicarse. Además alertó sobre cómo puede complicar la resolución de los casos la presencia periodística en algunos procedimientos.

Actualizado: 09 de junio de 2020 —  Por: Redacción 180

Fiscalía investigará filtración de imágenes de la causa del crimen de los marinos

Mirta Morales (DelSol)

“Yo vi fotos en la prensa que forman parte de la carpeta investigativa a la que solo tienen acceso la Fiscalía y los abogados defensores”, dijo Morales. “¿Cómo llegaron? No sé”, agregó al tiempo que aseguró que será objeto de investigación.

“Los imputados, por más que a mí me cause náuseas verlos y hablar de ellos, son inocentes hasta que un juez los condene. No tenemos por qué hacer escarnio de su foto, no nos hace bien como sociedad. Lo mismo para con las imágenes de los cuerpos. ¿Qué agrega a la información pública ver ese desastre? Nada”, dijo la fiscal en No toquen nada.

La magistrada advirtió que si bien la prensa en Uruguay suele ser muy respetuosa, hay una tendencia en la que “cada vez más” se está cruzando “una línea sin sentido”.

“Como ciudadanos, ¿qué les queda de ver eso (la foto de los cuerpos)? ¿Les provoca más capacidad para ser mejores ciudadanos mañana o no agrega nada? Para mí no agrega nada, destruye”, afirmó.

Otra advertencia de la fiscal fue sobre la filtración de procedimientos reservados que llegan a la prensa y cuya cobertura periodística, a veces en directo, puede complicar la investigación.

En el caso de los marinos ejecutados en el Cerro, por ejemplo, los canales se enteraron de un allanamiento que la fiscal había solicitado por vía electrónica, ante un dato que le pasó la policía. El procedimiento se resolvió en 15 minutos pero al llegar al lugar donde se presumía que estaban las armas robadas en la base naval, había cámaras de televisión.

“Cuando el propio juez manda un mensaje diciéndome que estaba autorizada, para no demorar se lo aviso a la Policía (...) me llaman y me dicen que estaba lleno de cámaras”, señaló.

“No lo podés creer. ¡Cómo un allanamiento puede ser televisado! No porque haya nada que ocultar, el tema es cómo se filtra esa información y cómo puede perjudicarnos. Ponele que no hubiéramos encontrado el arma y el dato fuera bueno, entonces alertás todo lo que está atrás de la investigación sin sentido alguno. No estoy atentando contra la libertad de expresión ni la transparencia de la información. No podemos hacernos trampas al solitario. Si las cosas se hacen bien no hay nada que ocultar, solo que debe ser mostrada a un tiempo justo. Si no, es como que le estoy avisando a alguien en horario central que vamos a hacer un allanamiento”, afirmó la fiscal.

No estoy atentando contra la libertad de expresión ni la transparencia de la información. No podemos hacernos trampas al solitario. Si las cosas se hacen bien no hay nada que ocultar, solo que debe ser mostrada a un tiempo justo.
- Mirta Morales

Escena preservada

Respecto a la resolución del caso en sí, Morales consideró fundamental cómo se preservó la escena del crimen. “Fue una de las claves del éxito”, dijo.

“A medida que recibíamos información, más datos, se volvía a recurrir a la escena para volver a buscar más cosas que tendían a esa orientación de la investigación que estábamos descubriendo. Se pudo hallar, por ejemplo, una huella en un picaporte que no era de ninguno de los tres marinos asesinados y que llamaba la atención. La escena empezaba a hablar a medida que íbamos recopilando información del afuera, la parte de adentro nos empezaba a confirmar lo que estábamos haciendo”, contó.

Morales recordó que en Uruguay no se tenía esa constumbre que comenzó a instalarse con el nuevo Código del Proceso Penal. Ahora, los operadores están empezando a “ambientarse” en el nuevo procedimiento que por ejemplo pone a la Fiscalía al frente de las investigaciones.