Las claves del preacuerdo que asegura el mantenimiento del salario en la construcción

El presidente del Sunca, Daniel Diverio, afirmó que las pautas del gobierno están “en las antípodas” del acuerdo logrado en la construcción que permite mantener el salario.

Actualizado: 22 de julio de 2020 —  Por: Redacción 180

Las claves del preacuerdo que asegura el mantenimiento del salario en la construcción

Daniel Diverio (Javier Calvelo/ adhocFOTOS)

El Sunca y las cámaras empresariales de la construcción llegaron a un preacuerdo para la octava ronda de consejos de salarios.

El acuerdo es más largo y potencialmente más beneficioso para los trabajadores que los lineamientos generales acordados entre el gobierno, el PIT-CNT y las cámaras empresariales para la mayoría de los grupos.

Las pautas establecida son que si la cantidad de trabajadores se mantiene en promedio anual entre 40.000 y 52.000 se conserva el salario real actual; si sube, el salario real aumenta; y si cae, la cantidad de trabajadores el salario real cae.

La duración del acuerdo sería hasta el 31 de marzo de 2023.

Diverio señaló en No toquen nada que las pautas del gobierno para la ronda de consejos de salario “garantizan la pérdida” de salario. Esto está “en las antípodas” de lo conseguido en el preacuerdo entre las cámaras empresariales y el Sunca.

El dirigente sindical dijo que la base es que la actividad de la construcción no ha caído en los últimos años.

“Desde 2016 a la fecha mantiene un promedio por encima de los 42.000, 43.000 trabajadores, con un máximo de 48.000. Está claro que la industria de la construcción no está con dificultades”, dijo. A esto se suma que las perspectivas para el sector son de crecimiento, como la ampliación de los empleados en la segunda planta de UPM de los 800 actuales a más de 5.000, los cambios en la vivienda de interés social y los Proyectos Público Privados.

El Sunca había decidido que discutir sobre una base que asegurara mantener el salario durante todo el período que dure el convenio, hasta tres años. En ese sentido, las partes se dieron una “franja ancha” en la cifra de trabajadores empleados en la industria que permitiera un blindaje suficiente para ambas.

Diverio también destacó que en el convenio se logra un fondo de contigencia que, por ejemplo, permitirá llegar a las 20.000 canastas de 42 kilos por año para ayudar a los trabajadores que caen en el seguro de desempleo. Durante la licencia especial por la pandemia de coronavirus fueron 6.000 las canastas repartidas.

Además hay avances en la salud laboral, en la temática de género para mejorar el acceso de las mujeres a la industria y en la discpacidad, señaló.