Partidos definitorios en TV abierta: por qué la Corte ratificó la constitucionalidad

La Suprema Corte de Justicia declaró constitucionales los artículos de la ley de medios que establecen que los partidos “definitorios” de la selección uruguaya de fútbol y básquetbol de torneos internacionales deberán ser transmitidos por televisión abierta.

Actualizado: 07 de octubre de 2020 —  Por: Redacción 180

Partidos definitorios en TV abierta: por qué la Corte ratificó la constitucionalidad

©Javier Calvelo/ adhocFOTOS (Todos los derechos reservados)

La Asociación Uruguaya de Fútbol presentó un recurso de inconstitucionalidad al artículo 39, 40 y 68 litral Y de la ley de medios en 2018. La Suprema Corte de Justicia atendió parcialmente el planteo de la AUF. En 2018, antes de que la AUF presentara el recurso, la Suprema Corte había sentenciado algo similar ante un recurso presentado por la empresa Tenfield.

¿Qué dice los incisos 1 y 2 del Artículo 39?

“En caso de emitirse por televisión los eventos que involucren actividades oficiales de las selecciones nacionales de fútbol y de básquetbol en instancias definitorias de torneos internacionales y en instancias clasificatorias para los mismos, deberán ser emitidos a través de un servicio de radiodifusión de televisión en abierto y en directo y simultáneo.

Para estos eventos quedará limitado el ejercicio de derechos exclusivos en aquellas localidades del territorio nacional donde no se cumpla esta condición. En estos casos, y cuando no exista ningún otro prestador interesado en la emisión, el Sistema Público de Radio y Televisión Nacional deberá hacerse cargo de garantizar el derecho establecido en el artículo precedente, siempre que sea técnicamente posible y en la modalidad de retransmisión.”

Artículos constitucionales

La Corte rechazó el recurso de inconstitucionalidad en los incisos primero y segundo del artículo 39. 

El planteo central de la AUF se basaba en que “el derecho a la propiedad de la AUF sufre una grosera e importante limitación que deja a la institución sin su ingreso más importante y compromete su subsistencia. No hay razones de interés general para limitar el derecho de propiedad. En efecto, el impacto de la privación es tan intenso que puede ser visto como una expropiación parcial del bien o como una desnaturalización que termina afectando el contenido esencial del derecho de propiedad”.

La respuesta de la Suprema Corte ante este punto fue que “no es cierto que se afecte la subsistencia de la entidad ni se licue en forma irrazonable el precio obtenido por la cesión de los derechos televisivos. El beneficio que la medida legislativa genera en la comunidad implica, simplemente, que determinados eventos deportivos taxativamente previstos no estén al abrigo de cláusulas de exclusividad y no por ello merma el negocio”.

Además agrega que “en este tipo de instancias decisivas, la población está especialmente pendiente del desarrollo de las competiciones y lo que la norma legal viene a reconocer no es otra cosa que garantizar democráticamente el acceso a la visualización de los partidos, por los valores que el deporte representa. La rentabilidad de los derechos televisivos y las potenciales cláusulas de exclusividad tienen que amalgamarse y ceder espacio razonable a los derechos de las personas físicas como usuarios del servicio de radiodifusión”.

Para el artículo 40 también fue rechazada la inconstitucionalidad. Allí se establece que en caso de transmitirse por el Sistema Público de Radio y Televisión Nacional, el propietario de los derechos deberá cederlos en forma gratuita.


Inciso inconstitucional

La parte del planteo donde la Suprema Corte le da la razón a la AUF es el inciso 3 del artículo 39.

Lo que establece este artículo es que el Poder Ejecutivo podrá excepcionalmente incluir eventos a esta modalidad, previo informe del Consejo de Comunicación Audiovisual. Este artículo ya había sido declarado inconstitucional en anteriores pronunciamientos de la Corte.

Proyecto de Ley de Medios

El proyecto de ley de medios que está a estudio de la Cámara de Diputados deroga la ley 19.307, la ley de medios de 2014. Pero hay una buena cantidad de artículos que los vuelve a integrar. Un ejemplo es este, que copia y pega textual los incisos 1 y 2 del artículo 39 y lo transforma en el artículo 50.

Van a quedar afuera los artículos que la Corte declaró inconstitucionales y el artículo 40, que establece que cuando no exista interesados en transmitir y lo haga TNU, los derechos deben cederse en forma gratuita.