Uruguay nuclear como alternativa

Durante el fin de semana se desarrolló el Juicio Ciudadano sobre Energía Nuclear en el Paraninfo de la Universidad de la República. Varios especialistas expusieron sus conocimientos y opiniones ante el jurado que hará público su fallo este lunes. “Es una alternativa, hay que ver si es válida y no se trata de rechazarla por ignorantes, si no con argumentos”, dijo el doctor en Ciencias Sociales Reto Bertoni, quien respondió si la energía nuclear era una opción válida para Uruguay.

Actualizado: 18 de Octubre de 2010 | Por: Emiliano Zecca

Uruguay nuclear como alternativa

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Reto Bertoni, doctor en Ciencias Sociales e Historia Económica en Energía y Desarrollo, sostuvo que para hablar del tema había que “apartarse de posturas ideológicas”. “La energía nuclear es una alternativa, hay que ver si es válida y no se trata de rechazarla por ignorantes, si no de hacerlo con argumentos. Tenemos que ser capaces de discutirlo y esta es una excelente oportunidad para decir si es una amenaza”, dijo.

Bertoni expresó que va a ser necesario cambiar el modelo por el aumento de la demanda y aclaró que hay que “evitar ser depositarios de viejos usos de fuentes que otros abandonaron, porque de esa manera estamos manteniendo fuentes del pasado”. El especialista citó un informe elaborado por el Poder Ejecutivo que estudió el tema y llegó a la conclusión de que “no se encuentra disponible información que permita determinar a priori el precio de una nueva central nuclear”. “Esto es un gran problema para hacer un análisis de factibilidad”, dijo.

De todas maneras, Bertoni sostuvo que la instalación de una central nuclear sería difícil por la falta de capital humano capacitado que hay en Uruguay. “La primera vez siempre es la más difícil, como en todos los órdenes de la vida”, señaló.

El primer día se dio un panorama más general sobre el uso de esta fuente energética en el mundo y luego se habló específicamente de Uruguay. La discusión continuó este domingo de mañana. Una de las preguntas que intentaron responder los expertos fue si “existen modelos de desarrollo viables para Uruguay que hagan innecesario considerar a la energía nuclear como opción”.

Una de las encargadas de responder fue Mónica Castro –integrante de la coordinadora de Sindicatos de Energía– quien explicó que desde el 1999 están trabajando en el tema energía nuclear y ellos estaban a favor de esta iniciativa porque promovía la “liberación del pueblo a partir del conocimiento”.

La representante de la Coordinadora de Sindicatos de Energía sostuvo que ellos estaban ahí debatiendo “sabiendo que no era un tema sólo para científicos”. “Nos involucra como pueblo, como trabajadores. Acá estamos para decir que entendemos y defendemos el concepto de energía como bien social, como derecho humano”, expresó.

Luego expuso como datos que en el mundo hay 443 reactores nucleares en marcha y 35 en construcción, dijo que se producen más de 10.500 toneladas año de desechos y sólo el 20% de ello se reprocesa. Esto solo lo hacen Estados Unidos, Rusia y Francia. “Hoy por hoy, no hay en el mundo una forma de hacer que las centrales nucleares dejen de ser una amenaza para el presente y futuro, y los riesgos no se limitan sólo a una explosión”, señaló. “Hay que buscar otras fuentes que dan más trabajo que comprar todo hecho, que no tienen tanta prensa y que no dejan contento al capital que demanda más y más, pero respetan el derecho del pueblo”, agregó.

Castro señaló que para mejorar el funcionamiento energético se debía rediseñar la política de transporte y así conseguir un “más eficiente consumo de energía”. “Hay muchas dificultades para hacer esto, yo lo puedo decir porque soy parte del gobierno, la mafias del transporte hacen imposible hacer políticas más eficientes, que han llevado incluso a quitar el ferrocarril del país”, dijo.

Respecto a las implicancias que tendría la instalación de un modelo nuclear en el país, el doctor en Economía Andrés Rius se refirió al costo de la inversión dentro de una perspectiva regional. “Involucrar a Brasil y Argentina aportaría más experiencia y la perspectiva cambia. Ahí la opción nuclear se vuelve más interesante”, señaló. “Si Uruguay se autoexcluye se corre el riesgo de que le coloquen una planta en la frontera con los mismos riesgos y sin los beneficios”, agregó.

Rius también se refirió al informe del Poder Ejecutivo y expresó que la instalación de una planta, que entraría en funcionamiento en 2030, afectaría a una generación que no participa en la decisión. Según su análisis, la tasa de descuento social, que mide el costo de instalar el proyecto para generaciones futuras, era muy alta. “Ese informe prioriza el bienestar de futuras generaciones”, concluyó.

Noticias relacionadas