Figueredo y Casal pactan la paz

La abogada Karen Pintos, que defiende a Eugenio Figueredo, trabaja junto a Víctor Della Valle, quien presentó la denuncia en su contra. Así se lo confirmaron a 180 fuentes vinculadas al tema, que también aseguraron que hay “un pacto entre Figueredo y Casal” para que el ex presidente de la AUF y de la Conmebol no hablé sobre el dueño de Tenfield.

Actualizado: 12 de Noviembre de 2015 | Por: Diego Muñoz

Figueredo y Casal pactan la paz

Francisco "Paco" Casal (Adhoc ©Javier Calvelo)

Cuando Figueredo fue detenido en Suiza el 27 de mayo, acusado por la justicia estadounidense de recibir sobornos, el juicio por estafa y lavado de activos que realizó la Mutual a pedido de Casal a fines de 2013 todavía no se había iniciado. El expresidente de la Conmebol lo había trancado con un recurso en el que decía que Uruguay no tenía competencia para juzgarlo porque era un tema de la Conmebol que se debía juzgar en Paraguay. Tras su detención la justicia uruguaya aceptó la apelación que había presentado el fiscal Juan Gómez y el juicio comenzó.

Desde junio a la fecha Figueredo tuvo tres abogados defensores. La actual defensa está a cargo de Pintos, que asumió en setiembre luego de que Santiago Garderes renunciara por diferencias de estrategia.

Según confirmaron a 180 fuentes del caso, Pintos trabaja junto a Della Valle en el estudio del ex directivo de Nacional. “Viste que en Ciudad Vieja te cruzás con todo el mundo. Bueno, allí todos lo sabemos. Pintos trabaja con Della Valle”, afirmó una fuente judicial.

Pintos es, además, una de las integrantes de la Comisión de Disciplina de la AUF y fue propuesta por El Tanque Sisley, club en el que Della Valle tiene injerencia directa. “Della Valle es el dueño de El Tanque y Fredy Varela es el que ejecuta. A principio de este campeonato llegó la propuesta para nombrarla”, indicó una fuente de la Asociación.

Pintos solicitó licencia en los últimos días para viajar a Suiza a defender a Figueredo.

Della Valle es el abogado que presentó la denuncia en contra de Figueredo y de la Conmebol y Pintos es quien ahora representa al expresidente de la Conmebol. Del mismo estudio también es parte el neutral de la AUF Alejandro Balbi.

El pacto Figueredo – Casal

Figueredo busca desde el primer momento evitar la extradición a Estados Unidos y en cambio ser juzgado en Uruguay. Para ello está dispuesto a cooperar con el fiscal Gómez.

“Hay un pacto entre Figueredo y Casal para que Figueredo no hable sobre Casal, para que no lo involucre en su declaración. Esto es así”, comentó a 180 una fuente. Ese pacto lo conoce el actual presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout, quien tiene claro que Casal busca un presidente que le sea afín y que le allane el camino para quedarse con el negocio de la televisación de los torneos sudamericanos. Napout manifestó a su círculo íntimo que “todos los países” saben que eso es así.

Este miércoles se conoció que la justicia suiza aceptó la extradición de Figueredo a Uruguay siempre y cuando Estados Unidos no solicite ser prioritario.

"La Oficina Federal de Justicia ha aprobado la extradición facilitada a Uruguay bajo reserva no obstante de que Estados Unidos no solicite ser prioritario", indica un comunicado de la justicia suiza.

"Las autoridades de Estados Unidos podrían en efecto declararse de acuerdo con otorgar la prioridad a Uruguay. Si las autoridades de Estados Unidos no estuvieran de acuerdo, la Oficina Federal de Justicia será la que decida sobre la cuestión de la prioridad", añade el comunicado.

En declaraciones que consigna la página web de Tenfield en base a una entrevista que concedió al programa de Sergio Gorzy en Radio Sport, Pintos contó que la justicia suiza

“aprobó la extradición de Figueredo a Uruguay, a pedido de la justicia uruguaya, con la condición que Estados Unidos no reclame la prioridad que tiene hasta el 19 de noviembre. Queremos que nuestro defendido cumpla la pena en nuestro país”.

Casal está atrás de la denuncia

En junio, Della Valle reconoció en el programa Primera Vuelta de TV Ciudad que Casal estaba “atrás de la denuncia” y que a partir de una investigación paga por Casal los clubes y la Mutual denunciaron a la Conmebol.

Ante la pregunta del periodista Ricardo Scagliola sobre si Casal estaba detrás de la denuncia Della Valle respondió: “Sí está atrás. Está atrás porque se ha presentado a varias licitaciones de la Conmebol y ni siquiera lo trataba. Entonces se tomó el trabajo de contratar un abogado y un economista, hicieron un estudio que es el doctor Paul Pereira Schurmann y un economista que no recuerdo el nombre, que con los balances de la Conmebol y con datos fidedignos de la misma se dieron cuenta de las barbaridades que había a todo nivel”.

Della Valle contó en TV Ciudad que Casal era directamente interesado en esta denuncia pero que los clubes lo hacían por su interés. “Paco Casal era directamente interesado porque cada vez que se presentaba no le hacían caso ni le trataban las propuestas. Había una total falta de transparencia. Entonces hizo una investigación y la puso en conocimiento de los clubes. Y esos clubes que no tenían la capacidad de contratar un abogado o un economista y hacer una investigación tomaron ese trabajo y armamos esa denuncia junto al doctor Barrera y presentamos la denuncia”, dijo.

Además, confirmó que hubo reuniones con los clubes, previas a la denuncia, tomando la información de Casal: “Por supuesto que hubo reuniones. Hay cosas que en ese momento no se decían por temor a que dijeran que estamos trabajando para Casal”.

El pedido de Casal

Según supo 180, en diciembre de 2013 Casal pidió que Peñarol hiciera la denuncia. El empresario se reunió con el presidente aurinegro, Juan Pedro Damiani, y varios directivos. “Allí sugirió que Peñarol hiciera la denuncia penal y que con esa iniciativa iba cambiar la Conmebol, como lo hizo Cataldi cuando inventó la Libertadores”, contó a 180 un participante de la reunión.

El 26 de diciembre de 2013, el presidente de Racing, Raúl Rodríguez, dijo a 180 que “es probable que sea un conflicto de intereses entre Casal y la Conmebol”. “Nos pidieron la firma dos días antes del sorteo de la Libertadores pero luego hubo una etapa de negociación”, agregó.

“Obviamente que esto es a pedido de Casal y los clubes ayudamos a cambio de algo”, dijo a 180 otro dirigente de uno de los clubes chicos e involucrados en la denuncia.

La historia comenzó en octubre. Casal citó a delegados y presidentes de los clubes en la sede de la DIFA, Dirigentes de Fútbol Asociados, para explicarles que la Conmebol les daba poco dinero.

La presentación la hizo uno de sus abogados, Jorge Pereira Schurmann, quien en su informe habló de la diferencia entre lo que recibió la Conmebol por televisación y lo que repartió por el mismo concepto. Además insistió en el dinero que la Confederación había perdido por no aceptar la oferta de Global Sports. Al finalizar la reunión, se le entregó a cada dirigente dos biblioratos con información sobre el tema.

“Lo que quedó claro ese día es que había que darle una mano a Paco de la forma que él nos pidiera”, dijo a 180 un participante del encuentro.

Noticias relacionadas