Así será la nueva gestión de tránsito que propone la IM

Manejo inteligente de semáforos, multas con fotografías e información del transporte público en tiempo real. Estas son algunas de las cosas que hará el Centro de Gestión de Movilidad (CGM) de la Intendencia de Montevideo (IM), que fue presentado este jueves.

Actualizado: 26 de Mayo de 2016 | Por: Emiliano Zecca

Así será la nueva gestión de tránsito que propone la IM

Santiago Mazzarovich/adhocFotos (Todos los derechos reservados)

El CGM funcionará en el tercer piso del edificio anexo de la IM por calle Soriano 1426. Allí fueron instalados los Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS por su sigla en inglés) que le permitirán administrar, gestionar y controlar el tránsito en tiempo real.

La colocación del sistema comenzó en enero y se hizo a través de una licitación que ganó el consorcio Ciemsa-CSI. La inversión fue de 9.000.000 de dólares e incluye los dos primeros años de mantenimiento. En el lugar no solo trabajan jerarcas y funcionarios de la IM, también hay ingenieros en transporte de las empresas que brindan el servicio tercerizado.

El CGM funcionará las 24 horas del día, con más personal en el horario de seis a 22 horas. Pretende contar con 170 cruces semaforizados centralizados, 165 cámaras para conteo vehicular, 51 cámaras para monitoreo de Tránsito, 15 equipos de fiscalización electrónica (velocidad y luz roja), cuatro paneles de mensajería variable y 34 sensores inalámbricos para conteo. Todo gestionado por 24 puestos de operación.

El sistema abarcará seis ejes de la ciudad y en setiembre estará funcionando a pleno, aunque la gestión centralizada de los semáforos ubicados en la Rambla Sur ya comenzó hace algunas semanas. La próxima incorporación al sistema será Avenida Italia, después sigue Bulevar Artigas y luego General Flores. Los últimos dos circuitos son 8 de Octubre y Rivera.

Fiscalización, multas y garantías

El sistema permite el monitoreo del 100% del Transporte Público (1.528 ómnibus y 3.104 taxis) y el seguimiento de vehículos particulares (circulan más de 700.000 por día) en las principales vías definidas por la IM. Todo en tiempo real.

Las cámaras y radares instalados en diversos puntos de la ciudad permitirán un aumento de la fiscalización electrónica, que permite actuar sobre variables como el exceso de velocidad y los cruces de vehículo en luz roja.

Si una persona comete una infracción, ésta debe ser convalidada luego por un inspector en el CGM y el conductor podrá acceder a la información de su proceso.

Denuncias y comunicación

El sistema contará con paneles variables informativos en las 100 principales paradas de transporte colectivo para que el usuario pueda conocer en tiempo real cuánto resta para que llegue el ómnibus.

También habrá mensajería variable en otros puntos de acceso y salida de la ciudad, por ejemplo, en la rambla y Eduardo Acevedo ya se colocó un cartel que transmite información en tiempo real.

Los montevideanos que tengan denuncias podrán hacerlas a la línea 1950-4000 y la IM también habilitó el usuario IMtransito en Facebook y Twitter para ampliar las posibilidades de contacto.   

Desde la IM explicaron que la persona se contactará una sola vez con el CGM y luego el proceso se canalizará de forma interna en las áreas que corresponda. El CGM se encargará de hacerlo y estará en contacto con el usuario para notificarlo de su proceso.  

Relevamiento y gestión inteligente de semáforos

Las cámaras y radares permiten también relevar información sobre las características del tránsito de vehículos en la ciudad. Es la primera vez que la IM podrá sistematizar información, que luego se utilizará para gestionar de forma centralizada las zonas semaforizadas.

La gestión centralizada permite hacer planes por volumen de tráfico, por horario, micro regulación por intersecciones y funcionamiento adaptativo por demanda en tiempo real.

En la primera etapa se centralizarán semáforos de 170 intersecciones sobre los seis ejes viales elegidos. Esto implica un 26% de la red semafórica. El objetivo de la IM es que haya 400 cruces centralizados en el sistema (70% de la red) para que pueda ser coordinado de manera general.