Buscan exoneración total tras acuerdo para bajar impuestos a músicos nacionales

La Intendencia de Montevideo firmó un acuerdo con las gremiales encargadas de los espectáculos musicales por el cual se reduce la carga impositiva que deban pagar los shows de artistas nacionales en la capital. Gonzalo Rius, presidente de la Asociación de Managers y Productores Musicales de Uruguay (PROMUY), dijo a 180 que accedieron al acuerdo entendiendo que “es a lo mejor a lo que se puede llegar entendiendo la situación en la cual se encuentra la IM”.

Actualizado: 26 de Setiembre de 2016 | Por: Felipe Miguel

Buscan exoneración total tras acuerdo para bajar impuestos a músicos nacionales

Autoridades y representantes gremiales firmando el acuerdo (Foto: Intendencia de Montevideo / Nicolás Correa)

El acuerdo, del que participaron la Intendencia de Montevideo (IM), la Asociación Uruguaya de Músicos (Audem), el Sindicato de Músicos y Anexos (Agremyarte) y la Asociación de Managers y Productores Musicales del Uruguay (PROMUY), se firmó el pasado viernes 16.

El mismo establece un convenio de cooperación para “fortalecer y promover el desarrollo del sector musical en el departamento de Montevideo”, además de formar mesas de diálogo para continuar con las negociaciones, según el texto al que accedió 180.

Uno de los principales puntos fue la modificación del cálculo del impuesto sobre las entradas vendidas. El nuevo modelo utiliza franjas progresivas que se distribuyen según los ingresos del show, siempre que los artistas sean uruguayos o residentes en el país. Se aplica un 1% de impuestos cuando la recaudación vaya de 1 a 200.000 pesos; 3% cuando vaya de 200.001 a 1.000.000 pesos; 6% cuando vaya de 1.000.001 a 4.000.000 pesos y 8% cuando vaya de 4.000.001 en adelante.

Anteriormente, los espectáculos pagaban cerca de 10% sobre la recaudación. El presidente de PROMUY, Gonzalo Rius, dijo a 180 que desde 2012 la asociación está buscando rever estos aspectos impositivos, teniendo en cuenta que el resto de las artes escénicas no pagan este tipo de tributo.

Rius dijo que al comenzar las negociaciones las propias autoridades de la comuna tenían una concepción, que es habitual, de que “la música hace plata”.

“No hay nada más lejano a eso”, contó Rius. “Los músicos nacionales que hoy día viven de la música es porque han triunfado afuera y no por lo que hacen en Uruguay. Los costos de producción -municipales y nacionales- asociados a la carga impositiva, hacen que la recaudación sea mínima. En la gran mayoría de los espectáculos, se pierde dinero”, agregó.

De todos modos, Rius dijo que aceptaron el acuerdo con la Intendencia porque opinaron que “en este momento es a lo mejor a lo que se puede llegar, entendiendo la situación en que se encuentra la IM”. Además, explicó que apuestan a una mejora de la situación de la Intendencia, augurando que “se puedan seguir mejorando las condiciones”.

El presidente de PROMUY dijo que desde su asociación buscan que la música nacional deje de pagar ese impuesto sobre la recaudación y que la música internacional, que sigue pagando casi el 10%, logre una reducción cercana al 50%.

Cambio sobre la marcha

Otro de los avances con el acuerdo refiere a una decisión que había sorprendido a las gremiales. Rius contó que mientras se desarrollaban las negociaciones con la Intendencia para bajar el impuesto, las autoridades comunicaron que cambiaría la forma del cálculo del mismo, de modo que significaba un deterioro en las condiciones para músicos y productores.

El tributo se aplica sobre el valor neto de la entrada y este año, desde el 1° de agosto se comenzó a cobrar con el service charge incluido, es decir, sumándosele el costo que imponen las empresas de venta de entradas por venderlas en sus locales. “Eso disparó una alarma porque fue en plena negociación por una baja y estaba saliendo una suba”, contó.

Con la firma del acuerdo, esa forma de cálculo quedó suspendida al menos hasta el 1° de enero de 2017, cuando entre en vigencia, aunque se entiende que una vez que quede establecido el sistema de franjas, se volvería a aplicar.

De todas formas, la intención de las gremiales es seguir negociando hasta el 1° de enero para que ese service charge deje de tenerse en cuenta.

“La IM lo toma como que es un costo de producción cuando no lo es, es de quien compra la entrada. Generalmente, en shows realizados en salas en las que se venden en la propia boletería del lugar, no se paga ese impuesto; sí se paga cuando se venden en redes de cobranza. El service se lo vende el local de cobranza a la persona directamente, a quien compra, no afecta al productor. Estamos asesorándonos legalmente para seguir analizando ese tema y tratar que no se llegue a aplicar”, agregó Rius.