Con la receta de cada fin de semana

Nacional le ganó 1 a 0 a El Tanque con gol de tiro libre de Tabaré Viudez. El Tricolor intentó durante todo el partido pero recién pudo imponer superioridad en el tramo final, cuando Lasarte hizo los tres cambios.

Actualizado: 18 de Marzo de 2017 | Por: Diego Muñoz

Con la receta de cada fin de semana

Pablo Porciuncula / AFP

Tal cual si fuera un chef que ya tiene claro cómo se arma el plato, cuánto lleva de cada ingrediente. Así está Lasarte en este comienzo de año a nivel local. Por ahora, la receta le funciona a Nacional aunque, con seguridad, el técnico sepa que en un momento se le puede terminar.

Con las señales que lo identifican volvió a ganar el Tricolor. Tuvo un flojo primer tiempo, variantes que mejoraron el rendimiento del equipo y sacó un gol de diferencia cerca del final.  

Nacional es el único equipo que ha obtenido todos los puntos disputados y en Rivera lo volvió a conseguir. Cuando el entrenador mandó a la cancha a Kevin Ramírez, Tabaré Viudez y Sebastián Fernández, se agitó la rutina de un flojo partido. Al fin y al cabo eso de tener cambios que levanten el nivel es algo positivo, lo que es peligroso y no debería pasar es que, casi siempre, el final de la historia dependa de eso.

El Tanque planteó un partido con sus armas. Agrupado atrás, férreo para defender, poco osado para atacar. El gol lo buscó casi siempre por alto.

La primera parte fue discreta. Dentro de ese panorama, el protagonismo fue del Tricolor. Lasarte dispuso una defensa conformada por Rogel y García, le dio carrete para avanzar a los laterales, apostó por Lozano y Aguirre sobre los extremos, liberó a Ligüera y colocó a Silveira. Pero faltó fluidez en la generación de juego.

El más bajo, de nuevo, fue Lozano. Son contados los casos de buenos jugadores que llegan a un equipo grande jóvenes, ágiles, en plenitud, que generan expectativa por sus condiciones y que lucen tan por debajo de sus posibilidades, tan erráticos dentro del campo.

Entre los intentos de Nacional y alguna acción muy aislada de El Tanque se fueron los primeros 45 minutos.

En el segundo tiempo el partido levantó su nivel. Desde el comienzo, los de Moller recorrieron algunos metros más del campo mientras que los de Lasarte lucieron algo más intensos.

El Tanque profundizó la búsqueda del arco de Conde en las acciones de balón parado. Nacional mantuvo el plan de no saltear líneas. Recurrió a Ligüera para la pausa y el pase filtrado y a la velocidad para atacar por las bandas.

El ingreso de Viudez por Lozano y de Ramírez por Aguirre le dieron más chispa al equipo. Seba Fernández, que entró por Ligüera, se posicionó cerca de Silveira y le dio mayor peso ofensivo.

A los 80, una buena combinación entre Ramírez y Fernández derivó en una falta al borde del área que Viudez ejecutó con maestría para el 1 a 0. Los tres cambios participaron del gol que valió la victoria.

Nacional se vuelve de Rivera con otra victoria de esas que consigue cada fin de semana, con la misma receta.