Roma rinde homenaje a tres maestros del arte: Caravaggio, Velázquez y Bernini

Con una exposición de obras provenientes de las Colecciones Reales de España, las Escuderías del Quirinal en Roma rinden homenaje a tres maestros del arte, Caravaggio, Velázquez y Bernini, así como a las relaciones entre España e Italia en el siglo XVII, el siglo del barroco.

Actualizado: 14 de Abril de 2017 | Por: Redacción 180

Roma rinde homenaje a tres maestros del arte: Caravaggio, Velázquez y Bernini

(Foto: Alberto Novelli. Twitter - @Scuderie)

"La exposición abarca un período especial de la historia de Italia, porque buena parte de su territorio estaba bajo la corona española, en particular el Reino de Nápoles", dijo a la AFP el profesor Gonzalo Redín Michaus, comisario de la exposición.

Bajo el título "De Caravaggio a Bernini. Obras maestras del siglo XVII italiano", la exposición que permanecerá abierta hasta el 30 de julio, presenta una selección de pinturas y esculturas realizadas por artistas italianos y españoles pertenecientes a diferentes soberanos de España y actualmente propiedad del Patrimonio Nacional español.

"Muchas obras eran regalos hechos por príncipes italianos, prelados e incluso pontífices que esperaban así obtener favores o la protección de la corte española", explicó el comisario.

Entre las obras más importantes expuestas figura "Salomé con la cabeza de Juan el Bautista",  de Caravaggio, realizada en 1609, una de sus pinturas más características del trazo del maestro del claroscuro y que se conserva en el Palacio Real de Madrid.

Rico intercambio cultural

Resalta también "La túnica de José", realizada en 1630 por Velázquez, conservada en el monasterio de Escorial, cerca de Madrid y que el gran retratista realizó durante su primera estancia en Roma de 1629 a 1631.

Veinte años después, en 1649, Velázquez regresó a Italia, a pedido del rey Felipe IV de España, para adquirir obras de arte para decorar los palacios reales y enriquecer sus colecciones.

"La importación por parte de España de obras de arte italianas contribuyó a formar el gusto y crear una escuela, que junto con Diego Velázquez, dio lustre a la historia del arte en Europa", explicó Gonzalo Redín Michaus.

Para entender esa especial relación entre Italia y España, ese intercambio cultural que influyó la vida artística del viejo continente en el siglo del barroco, los organizadores seleccionaron importantes obras de artistas italianos.

En la lista figuran Guido Reni, Bernini, el Guercino, así como cinco obras maestras de José de Ribera, el grabador español que desarrolló toda su carrera en Nápoles convirtiéndose en maestro indiscutible de la escuela napolitana.

Según el estudioso Antonio Pinelli, José de Ribera no sólo conoció a Velázquez sino también a Caravaggio, cuya obra admiraba e inspiró sus pinturas crudas, "tenebristas", que inspiraron a muchos pintores españoles de la época.

Entre las obras más bellas figura el Cristo crucificado de  Bernini, realizada en 1655 en bronce y adquirida por el embajador de España en Roma como regalo para Felipe IV. 

Se trata de la única obra del escultor más emblemático del barroco italiano realizada para ser llevada al exterior.

El recorrido por las amplias salas de lo que fueron las caballerizas de los reyes italianos, hace descubrir obras que no suelen estar expuestas en museos, así como las influencias entre artistas de la época gracias a la pasión por la pintura italiana del rey Felipe IV.

Inaugurada por la presidenta del Congreso de los Diputados, la española Ana Pastor y el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, buena parte de las pinturas fueron restauradas para la ocasión.

(AFP)