Certificaciones por enfermedad: entre el derecho y el “berenjenal”

Las certificaciones por enfermedad se “dispararon” en los últimos años. La directora del Banco de Previsión Social (BPS), Rosario Oiz, dijo que las leyes que se aprobaron durante los sucesivos gobiernos del Frente Amplio brindaron condiciones favorables para que más trabajadores se amparen en este beneficio. Un médico certificador del BPS le respondió que esto era un “berenjenal”.

Actualizado: 26 de agosto de 2016 | Por: Redacción 180

Certificaciones por enfermedad: entre el derecho y el “berenjenal”

María del Rosario Oiz Marquez (Adhoc Javier Calvelo)

Oiz dijo que los subsidios por enfermedad tuvieron aumentos de montos y topes a partir de leyes que se aprobaron durante los sucesivos gobiernos del Frente Amplio y eso generó un aumento de cobertura, que ahora se está estabilizando. En junio, el BPS pagó 40.000 subsidios, según cifras del organismo.

Cuando un trabajador se certifica recibe una prestación económica por el valor del 70% del total de sus remuneraciones. Esto a partir de una ley de 2011 que cambió la forma de cálculo, porque antes era con el salario base.

El subsidio se cobra a partir del cuarto día de certificado por enfermedad y en caso de estar internado el trabajador lo recibe desde el primer día. Oiz dijo que al aumentar el valor de la prestación hubo personas que antes no se certificaban porque cobraban muy poco y por eso se reintegraban a trabajar. “Eso estaba mal, el rol de la seguridad social es cubrir a estas personas hasta que estén en condiciones de reintegrarse”, sostuvo.

El mayor cambio que se introdujo en la legislación fue la creación del Sistema Nacional de Certificación Laboral, un contrato de gestión firmado entre las instituciones de salud del Sistema Nacional Integrado de Salud y el BPS. Esto permite que el médico particular de la persona pueda certificarlo.

Oiz dijo que esto es nuevo para Montevideo, pero no para el interior.

“El trabajador se certificaba con su médico tratante, se emitía el certificado que decía la enfermedad del trabajador y el tiempo de reposo necesario, y se presentaba en el BPS. Eso es lo que ahora estamos haciendo en Montevideo. ¿Por qué se armó este lío? Bueno, estamos tratando de entenderlo. Lo que hicimos fue darle perfil nacional a algo que ya se hacía en el interior”.

Oiz realizó su declaraciones en un evento del Colegio Médico, donde es habitual que participen los médicos que concurren. Al final, cuando se abrió una instancia de diálogo, Hugo Rodríguez, médico de BPS hace 25 años e integrante del departamento de certificaciones, dio una visión diferente a la que planteó el directorio.

Rodríguez dijo que haber implantado este modelo en el marco de la situación actual, con un sistema que no estaba pronto, fue un error.

“Haber implantado esto sin reconocer el problema actual y sin tener en cuenta la idiosincrasia de este pueblo al que pertenecemos todos, porque tenemos una cultura, es un error. Eso yo se lo puntualicé personalmente a gente en el directorio cuando me lo preguntaron, les dije que había que hacer muchas cosas previas. Y hoy estamos metidos en este berenjenal”, expresó.