La historia de Modric y su mentor que terminó en la justicia

El capitán de la selección de Croacia, Luka Modric, fue acusado de falso testimonio en su país en una causa por la que fue condenado su mentor, el ex presidente del Dinamo Zagreb, Zdravko Mamic.

Actualizado: 12 de julio de 2018 | Por: Redacción 180

La historia de Modric y su mentor que terminó en la justicia

Luka Modric (FRANCK FIFE / AFP)

La historia tiene dos protagonistas centrales. Uno es el expresidente de Dinamo Zagreb, Zdravko Mamic, y el otro es el capitán de Croacia, Luka Modric.

Mamic fue condenado a seis años de cárcel por la justicia croata. Estaba acusado de malversación de fondos por una cifra que ronda los 7.000.000 de euros vinculada al traspaso de jugadores. El principal pase que lo implicó en la causa fue el de Modric al Tottenham inglés en 2008, pero también quedaron en el medio del lío las transferencias de Mateo Kovacic y Dejan Lovren, ambos integrantes de la selección croata.

Por esta misma causa también fueron condenados Zoran Mamic, hermano del ex presidente del Dinamo y ex entrenador del primer equipo; el expresidente de la Federación croata, Damir Vrbanovic, y un empleado del Ministerio de Finanzas considerado cómplice.

Pero Mamic evitó la cárcel porque un día antes de ser condenado viajó a Bosnia-Herzegovina, donde también es ciudadano e incluso antes del inicio de la Copa del Mundo también evitó la extradición a Croacia.

Modric quedó implicado en la causa por falso testimonio, que podría tener una pena de hasta cinco años de prisión. La Fiscalía de la ciudad croata de Osijek lo acusa de mentir cuando dio detalles relativos a contratos que firmó con Mamic, algo que deberá aclarar luego del Mundial.

En el juicio contra Mamic, el capitán de Croacia confirmó que el Dinamo había obtenido 23.000.000 de euros por su traspaso al Tottenham y que parte de ese dinero le fue pagado al ex presidente de la institución croata, en base a un contrato anexo que él había firmado.

En 2017, Modric dijo que ese anexo se firmó antes de su traspaso al equipo inglés y esto liberaba de culpa a Mamic. Sin embargo, la fiscalía argumenta que en 2015, ante la Oficina de Lucha contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada (USKOK), la estrella del Real Madrid había declarado que el anexo se firmó luego del traspaso. Esto dejaría a ese anexo como una fachada para justificar el dinero que se quedó Mamic como parte del pase.

En marzo de este 2018, la Federación Croata del Fútbol que preside Davor Suker apoyó a Modric y dijo que estaba “profundamente convencida en la verosimilitud del testimonio ante el tribunal de Osijek”.

Mamic, el mentor de Modric

Modric tenía cinco años cuando empezó la guerra de los Balcanes y su abuelo murió asesinado por los serbios en 1991. Él y su familia fueron parte de los millones de desplazados por la guerra. Su infancia pasó entre refugios y fútbol en el estacionamiento de los hoteles. Allí lo vieron. “En un improvisado centro de refugiados, en el Hotel Kolovare de la ciudad de Zadar, Modric conviviría con su madre y decenas de familias de la región dálmata. Un ojeador de la zona visitó el centro y descubrió el talento del joven refugiado, al cual transfiere al Dinamo de Zagreb”, cuenta una nota del Orden Mundial.

A los 14 años se unió al Dinamo Zagreb y conoció a Mamic, que se volvió su representante. Cuando declaró ante la justicia croata, Modric contó que el ex presidente del Dinamo le regaló sus primeros zapatos de fútbol, su primer apartamento a los 17 años y un auto Volkswagen Golf V cuando cumplió los 18 años. “Yo firmaba todo lo que él me decía”, contó.

Mamic era considerado el hombre más fuerte del fútbol croata. En 2013 fue arrestado por odio e incitación a la violencia cuando declaró en una radio local que el ministro de Educación y Deporte de su país, Zeljko Jovanovic, de descendencia serbia, estaba contento por la mala eliminatoria que estaba haciendo la selección. También tuvo vínculos con la barra brava del Dinamo y le organizó un festejo de cumpleaños a la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic.

Dea Redzic, periodista croata que lleva años de investigación en este tema, dijo que Mamic organizó muchas cenas para la presidenta y lo define como un “líder populista”. “Reparte dinero, ayuda familias y da trabajo. Muchos lo consideran un héroe”, contó a Bleacher Report.

“¿Soy Osama Bin Laden? ¿Soy el líder del Estado Islámico? ¡Déjenme vivir, tengo una familia! Soy un hombre pobre en Europa si miramos el dinero que pasó por mis manos”, dijo Mamic desde Bosnia luego de recibir su condena.