Índices de anemia son “una vergüenza nacional”

El director del Instituto Pasteur, Luis Barbeito, calificó de vergüenza nacional los índices de anemia detectados en los niños que marcan que el 43 % de los niños de entre seis y once meses la padece. Esa información corresponde a la encuesta nacional sobre Lactancia, nutrición y anemia en la primera infancia, de 2011.

Actualizado: 07 de Mayo de 2012 | Por: Redacción 180

Índices de anemia son “una vergüenza nacional”

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Barbeito habló este jueves en un taller con el título “Nutrición: desnutrición y malnutrición” en la Universidad de la República. El taller cerró las Jornadas de Investigación e Innovación Orientadas a la Inclusión Social, con la organización de la Comisión Sectorial de Investigación Científica.

Barbeito es médico y doctor por el Colegio de Francia. Ha trabajado largamente en la investigación de las enfermedades neurodegenerativas.

El especialista destacó a No toquen nada la importancia de la nutrición y el hierro en el desarrollo cerebral.

“Hay que recordar que el cerebro en el período perinatal tiene una enorme complejidad. Básicamente es el período en el que se construye el cerebro. Y esa construcción requiere de una cantidad de factores, entre ellos el nutricional, donde el hierro es particularmente importante. Por otro lado, el hierro también es importante para la construcción de neurotransmisores que son sustancias químicas que conectan a las neuronas entre sí y son fundamentales para que el cerebro funcione y se desarrolle normalmente”, explicó el científico.

El director del Instituto Pasteur explicó las consecuencias de la anemia en el desarrollo de los niños. “Cuando vemos un bebé de tres meses, de seis meses o de 18 meses, y tiene anemia –es decir, que tiene menos cantidad de glóbulos rojos en la sangre- significa que todo el sistema nervioso que luego va a constituir su personalidad, sus capacidades para aprender, su capacidad de ser emocionalmente estable, de relacionarse naturalmente con los demás, está perturbado. Entonces, ese niño va a cargar con secuelas neurológicas, cognitivas, que van a durar un período largo de su vida. Muchas veces son irreversibles”, advirtió.

Barbeito afirmó que la anemia es un indicador clave del estado nutricional y que la sociedad debe estar vigilante. “La sociedad, la medicina, los sistema de salud, los padres tienen que estar vigilantes. Tienen que suministrar una buena alimentación al niño. Muchas veces esto se hace a través de suplementos nutricionales que pueden estar contenido en los alimentos o los médicos pueden recetarlos en forma de tónicos en estos períodos críticos”, afirmó.