Cambios, acusaciones y lo inexplicable de la declaración de Figueredo

Las visitas de sus socios a la cárcel y la “ingeniería” para introducir el dinero, la incriminación a Sebastián Bauzá que al principio no recordaba y los 300.00 dólares de su hija, que no sabe de dónde salieron. Eugenio Figueredo y su colaboración con la justicia uruguaya.

Actualizado: 28 de junio de 2016 | Por: Emiliano Zecca

Cambios, acusaciones y lo inexplicable de la declaración de Figueredo

Sitio oficial Conmebol (Todos los derechos reservados)

Figueredo modificó su declaración inicial y comprometió más al ex presidente de la AUF, Sebastián Buazá. Lo acusó de un delito y dio detalles que en primera instancia dijo no conocer, pero también habló de sus socios y del estudio Damiani, que le vendió las empresas. A estos últimos los deja en claras faltas administrativas, pero no vinculados a un delito penal. Para eso se debería comprobar que ambos conocían el origen de los fondos, algo que en estos casos es difícil.

Figueredo declaró el 15 de junio ante la jueza Adriana de los Santos, la fiscal María de los Ángeles Camiño, y los peritos contables Ricardo Gil y Élida Pardo.

Su primera declaración fue el 24 de diciembre cuando fue procesado por estafa y lavado de activos. Figueredo peleó por ser extraditado de Suiza, donde estaba detenido, a Uruguay y reconoció los delitos por los que estaba acusado. Luego firmó un acuerdo de colaboración con el fiscal Juan Gómez y ahora está declarando como parte de esa colaboración.

En diciembre, Figuerdo dijo que la empresa Full Play les entregó 400.000 dólares a los 10 presidentes de las federaciones que integran la Conmebol. “Yo no era presidente pero recibía un dinero equivalente o mayor pero por ninguna cosa en particular, solo por ser integrante y por ser ese grupo, le digo la verdad, eran tan natural que el que ingresaba recibía ese dinero que cada uno sabía”.

Pero en ese momento Figueredo aclaró que no sabía de qué forma recibieron el dinero los presidentes. Su declaración está relatada en el libro "Figueredo, a la sombra del poder".  

“Dije que todos los presidentes recibieron dinero de Full Play (...) no sé de qué manera recibían el dinero los presidentes”.

Entonces el fiscal le preguntó cuál era el presidente de la AUF que según su relato recibió 400.000 dólares. “Era Sebastián Bauzá”, respondió Figueredo.

“¿Cómo sabe usted que a los presidentes de las Asociaciones les pagaron 400.000 dólares?”, le preguntaron. “Porque me lo dijo Hugo Jinkis de Full Play”, respondió.

Sin embargo, ahora dijo que él le dio la plata a Buazá y ratificó algo que no había dicho, al menos en esa primera declaración. “Ratifico lo que dije en su momento, que le entregué físicamente a Bauzá la suma de 400.000 dólares producto de los sobornos que se habían repartido a los otros presidentes”, afirmó.

Figueredo dijo que esto pasó “a mediados de julio de 2013” y que le hizo una entrega y Bauzá los aceptó. Fueron dos de 200.000 dólares. La otra entrega fue posterior o anterior, no lo recordaba.

“Él no quería figurar y me pidió a mí que le gestionara el dinero. Yo le pregunté si su señora estaba al tanto y me dijo que no. Yo se lo entregué en efectivo. Bauzá me dijo que pensaba invertirlo en una casa en Punta del Diablo. Esa fue la conversación con Bauzá. Quiero agregar que le traje muchas veces los sueldos que él percibía mensualmente y esto lo tengo registrado. Al principio era 10.000 y después fueron 20.000. Yo no recuerdo si Bauzá llegó a recibir los 20.000 dólares”, señaló.

La fiscal Camiño le preguntó de quién vino ese dinero. “Vino de uno de los grupos de sponsor, no recuerdo si de Full Play o de Torneos y Competencias”, dijo Figueredo, que ahora no recuerda bien quién pagó la plata.

“¿Qué tipo de vínculo tenía con Sebastián Bauzá?”, le preguntó la fiscal.  “Solo a través de la AUF”, respondió.

La visita de sus socios y los ahorros de su hija

Mientras estuvo preso en Cárcel Central, Figueredo recibió dos visitas de sus socios en varios proyectos inmobiliarios millonarios. Ricardo y Daniel Weiss, padre e hijo respectivamente, le hicieron una visita cada uno hasta que por recomendación de su abogada Figueredo no los vio más.

El presidente de la AUF y Conmebol dijo que él empezó a trabajar con ellos cuando se separaron de Atijas y que ellos le ofrecieron invertir en varias cosas, siempre en el rubro inmobiliario.

“Weiss me llamaba y me decía cuánto dinero precisaba para un emprendimiento y yo le decía que en cuatro o cinco días lo tenía. En la última época, cuando vinieron los ingresos más grandes fue cuando hicimos las inversiones más grandes y con los sponsors (…) Los sponsors giraban directamente al Banco Santander de Punta del Este a la empresa Weiss o una SA tal”, declaró.

Figueredo dijo que nunca firmó un contrato con los Weiss y que los negocios se hicieron en base a “confianza”. Tampoco tenía idea de la ingeniería que se usaba para canalizar el dinero. “Creo que era una combinación entre el estudio contable de Damiani, la empresa Weiss y el escribano Améndola. Yo lo voy a averiguar. No sé quién armaba la ingeniería de los pagos”, expresó.

La ausencia de memoria en las declaraciones de Figueredo no es nueva. Estuvo en su primera declaración donde no recordaba bien algunos episodios y ahora también le pasó.

Ahora le preguntaron por un movimiento bancario desde una cuenta de su hija a la de una abogada boliviana de 38 años, quien recibió un depósito de 300.000 dólares el 3 de febrero de 2014.

“Sí eran de mi hija, serían ahorros que ella tenía. No puedo responder en este momento cómo generaba ingresos mi hija. En esa época ella tenía 16 años”, dijo.

A Figueredo le recordaron durante el interrogatorio que había información que se comprometió a dar como parte del acuerdo y no la estaba dando. Al final, la defensa de Figueredo fue intimada a presentar las acciones de varias Sociedades Anónimas suyas radicadas en Panamá y los compromisos de compraventa del Hyatt (plazo de cinco días), presentar en detalle las sumas de dinero que les entregó a los Weiss por cualquier concepto y justificar el origen de los fondos y el destino de la transferencia realizada desde la cuenta de su hija.

También aclarar cuál es la relación de Figueredo y su esposa, y el uso que le dieron a algunas sociedades.