Pamplona prepara los Sanfermines en guerra contra las agresiones sexuales

Vino, toros y guerra al sexismo: las fiestas de San Fermín, en la ciudad española de Pamplona, comienzan este viernes bajo el sino de la lucha contra las agresiones sexuales, tras el mediático caso de "La Manada".

Actualizado: 04 de julio de 2018 | Por: Redacción 180

Pamplona prepara los Sanfermines en guerra contra las agresiones sexuales

AFP

Pamplona se ha proclamado "ciudad libre de agresiones sexistas", antes de recibir a cientos de miles de turistas del mundo entero ansiosos de asistir a los célebres encierros.

Y es que fue en esta ciudad, en los Sanfermines de 2016, en la que cinco jóvenes autodenominados "La Manada" abusaron en grupo de una chica de 18 años en la entrada de un edificio.

Los cinco, originarios de Sevilla, la penetraron sucesivamente, se grabaron a sí mismos con sus teléfonos móviles y desataron una tormenta social que dio alas al movimiento feminista en todo el país.

En abril fueron condenados a nueve años de prisión por "abuso sexual" pero no por el cargo más grave de violación, lo que de inmediato suscitó manifestaciones de rechazo en varios puntos del país. Las movilizaciones contra "la justicia patriarcal" se repitieron cuando el mes pasado fueron puestos en libertad provisional bajo fianza, a la espera de que se resuelvan sus apelaciones y la de la fiscalía, que consideró la condena inicial como demasiado clemente.

"La ciudadanía ha sido muy tajante: no podemos seguir así, queremos llegar a casa estemos en las condiciones que estemos, borrachas y no sé cómo", comentó a AFP Laura Berro, concejala de Igualdad en el ayuntamiento de Pamplona.

Toma de conciencia

La toma de conciencia sobre los abusos sexuales data no obstante de antes del caso de "La Manada".

En 2013 ya causaron impacto las imágenes de mujeres en medio de la muchedumbre, con el pecho desnudo y siendo manoseadas por hombres.

Hasta ese momento, afirma Laura Berro, se daba un "discurso muy atrasado" consistente en justificar "que los hombres agresores agredan bajo el efecto del alcohol", y que estas cosas sucedieran "en un contexto de fiesta". El resultado, añade, era la impunidad.

Por tanto, la ciudad decidió desde hace cinco años desplegar grandes medios para prevenir las agresiones sexuales.

Dentro de ese dispositivo, existe un número de teléfono disponible las 24 horas del día para personas que quieran denunciar agresiones. Las fuerzas del orden cuentan también con cámaras de videovigilancia para identificar a los eventuales agresores, y las asociaciones feministas pueden igualmente dar la alerta.

Desde 2004, cerca del 95% de denuncias por agresiones sexuales en los Sanfermines han concluido con la identificación del autor, según un estudio de la Universidad Pública de Navarra, presentado a inicios de julio.

"Desde hace dos años, ha habido un aumento muy importante de las denuncias. ¿Es porque ha habido más agresiones y abusos? No. Es porque se han denunciado más", apunta Paz Francés, jurista y autora del estudio.

Asimismo, se ha creado un centro de información en una plaza central de la ciudad para sensibilizar a los participantes, y contabilizar los casos que no hayan desembocado en denuncias en comisaría.

Antes del inicio de las fiestas, cientos de feministas se concentraron este lunes en Pamplona en homenaje a Nagore Laffage, una enfermera muerta hace diez años en San Fermín a manos de un hombre con el que se negó a tener relaciones sexuales.

"La gente desde hace ya unos años viene muy concienciada, porque se ha dado un altavoz a estas ideas feministas, y poco a poco se están dando unos cambios muy importantes, muy profundos", resume Laura Berro.

AFP