Sin datos para evaluar impacto de la ley de bolsas plásticas

Pasó más de un año de la aplicación de la ley de bolsas plásticas, pero no hay elementos que permitan hacer una evaluación de esta norma.

Actualizado: 31 de agosto de 2020 —  Por: Redacción 180

Sin datos para evaluar impacto de la ley de bolsas plásticas

adhoc©Nicolás Celaya

Esto le dijo a Na toquen nada el especialista en gestión ambiental Federico Baráibar, director ejecutivo de CEMPRE (Compromiso Empresarial Para el Reciclaje).

En agosto de 2018 se aprobó la ley 19.665, la ley de bolsas plásticas. En enero de 2019 se reglamentó y comenzó a implementarse en julio del año pasado.

Uno de los dos principales aspectos que contenía la ley era que las bolsas bolsas que se entregan en los puntos de ventas no podían ofrecerse de forma gratuita, pasó a cobrarse 4,5 pesos por cada una.

Además, se prohibieron las bolsas “camiseta”, fabricadas con polímeros de plásticos. Desde junio del año pasado todas las bolsas que se venden para entregar productos al consumidor deben ser compostables y/o biodegradables.

Para Baraibar, no hay datos que aseguren que la ley fue efectiva en su propósito.

“Tuvimos algunos chispazos de esa evaluación porque no fue sistemática. Sí tenemos el dato de que bajó 85% la demanda de bolsas en los puntos de venta, en los supermercados sobre todo. Quisimos evaluar cuánto aumento la venta de bolsas para residuos y no tenemos ese dato aún. Otro, cuánto aumentó la venta de bolsas ecológicas, reutilizables. No tenemos tampoco esa comparacion”, dijo.

Además, se debe considerar el ciclo de vida de la bolsa reutilizable.

Baraibar sostiene que el único dato con el que cuentan es que bajó el uso de bolsas plásticas en supermercados un 85%, lo cual significa un indicador de éxito, aunque representa sólo una tercera parte de los puntos de venta en donde se entregan estas bolsas.

Para él, este cambio en la conducta de los consumidores marca el camino de las herramientas a utilizar en política ambiental.

“Lo que importa es la narrativa. Más allá de que si después que pasemos raya el balance ecológico da o no da, por lo menos nos da la pauta de que la gente responde a determinados estímulos. Usar esos mecanismos de forma acertada sería el desafío. Sabemos que cuando ponés un tema de plata, la gente responde, patalea pero al final termina respondiendo”, afirmó.

Con base en un informe de José Benítez, para No toquen nada.