Problemas entre vecinos: “el gran problema es la falta de comunicación”

Los mediadores Rosana De Boni y Lucas Servetti explicaron que la gran barrera de la mediación es que “la gente no sabe cómo dialogar”.

Actualizado: 09 de junio de 2022 —  Por: Redacción 180

Problemas entre vecinos: “el gran problema es la falta de comunicación”

Lucas Servetti y Rosana De Boni (Marianela Sabornin/ No toquen nada)

De Boni trabaja como mediadora en la Defensoría de las Vecinas y los Vecinos de Montevideo. Servetti es mediador voluntario.

En una ronda en No toquen nada, sostuvieron que la mayor dificultad en la mediación está en que la gente se sienta parte de la solución de los conflictos y no que alguien debe venir a resolverlos por ellos.

“La gran barrera de la mediación es que la gente no sabe cómo dialogar y no tiene buena comunicación. El gran problema de los conflictos o de los pseudoconflictos es la falta de comunicación”, dijo Servetti.

“La gente quiere que otro le resuelva el conflicto porque no sabe cómo enfrentar al otro”, agregó.

Explicó que en las mediaciones muchas veces inicialmente tienen la estrategia de no enfrentar las sillas en las que se sientan las partes, sino que las ponen a 45 grados. Con esto logran “un porcentaje grandísimo de éxito”.

“Cuando las personas empiezan a poder mirarse es que empiezan a entenderse porque si no, no toleran ni mirarse”, dijo Servetti.

De Boni señaló que muchas veces no se llega a un acuerdo en una mediación por un problema vecinal pero que el éxito está en lograr establecer la comunicación entre las partes.

“A veces no hay acuerdo pero hay que negociar el desacuerdo. Para nosotros eso es una mediación exitosa”, señaló.

Esto incide en que estén mejor preparados para enfrentar futuros problemas de convivencia porque tienen herramientas para comunicarse.

Tambores

Un problema frencuente para los mediadores son las quejas de algunos vecinos por los ensayos de las cuerdas de tambores y las comparsas en distintos barrios de Montevideo.

“En lo de las comparsas, a veces pasa que hay que hacer algún pequeño cambio de recorrido, en la parada cuando calientan. En la comparsa hay un trabajo social muy importante pero a veces hay gente que sigue a la comparsa que ellos no pueden controlar, que toman mucho alcohol y hacen sus necesidades en las puertas de los vecinos. Hay que controlar muchas cosas. Hay que trabajar todo eso. Se puede trabajar en el cambio de recorrido. También son vecinos del barrio y es una tarea importante que hacen, unen mucha gente y el sentido de pertenencia al trabajo de una comparsa es importantísimo”, afirmó Servetti.