Alimentación saludable, del control a la promoción

El Parlamento votó una ley de alimentación saludable para los centros educativos que solo prohíbe la publicidad de productos no saludables en los centros de enseñanza. El proyecto original también proponía controlar la venta de productos no saludables, pero fue modificado por el Senado.

Actualizado: 20 de Setiembre de 2013 | Por: Redacción 180

Alimentación saludable, del control a la promoción

Sin datos (Todos los derechos reservados)

El proyecto original que redactó el diputado Javier García controlaba la venta de productos no saludables, obligaba a tener una lista visible de alimentos adecuados y prohibía la publicidad de productos no saludables en escuelas y liceos.

Ese proyecto obligaba a incorporar alimentos aptos para celíacos y a controlar que "no se priorice" la venta de alimentos, productos alimentarios o bebidas que contengan azúcares simples, grasas saturadas o trans y sal agregada.

El 26% de los niños del país sufre de sobrepeso u obesidad, según datos difundidos por el Ministerio de Salud Pública.

El Senado modificó la ley original y solo dejó la prohibición de publicidad, que finalmente se aprobó así. Por tanto, se podrá seguir consumiendo gaseosas, snacks y cualquier alimento no saludable tal como ahora, sin ninguna supervisión ni control.

La ley dispone que el Ministerio de Salud Pública deberá hacer una lista “de grupos de alimentos y bebidas nutritivamente adecuados con información destinada a la población de los centros educativos, estableciendo recomendaciones para una alimentación saludable en las diferentes etapas de la vida”

En la redacción original del proyecto esta información tenía que estar visible en los centros educativos. Y los puntos expendedores de alimentos en los locales de enseñanza deberán disponer de alimentos y bebidas contenidos en la referida lista."

Esto fue quitado de la ley por el Senado y lo sustituyó por: "El Ministerio de Educación y Cultura incluirá en el sistema educativo el tema de los hábitos alimenticios saludables y estimulará el consumo de agua potable y la realización de actividades físicas contrarias al sedentarismo."

También la redacción original del proyecto planteaba como uno de los objetivos de la ley “controlar que en estos centros no se priorice la venta de alimentos, productos alimentarios o bebidas que contengan azúcares simples, grasas saturadas o trans y sal agregada.”

El Senado cambió la redacción, fue por el lado de la promoción y no del control: “Promover que la oferta de alimentos y bebidas en cantinas, quioscos y locales ubicados en el interior de los locales educativos se adecuen al listado establecido en el artículo 3º de la presente ley”.

Noticias relacionadas