Políticos que defienden tolerancia a alcohol de 0,3 o 0,5 “reposan en una ignorancia”

El profesor titular del Departamento de Emergencia de la Facultad de Medicina, Fernando Machado, dijo que siente “frustración y bronca” cuando escucha a un precandidato a la presidencia pedir que se modifique la ley de tolerancia cero al alcohol para conducir.

Actualizado: 23 de mayo de 2019 —  Por: Redacción 180

Políticos que defienden tolerancia a alcohol de 0,3 o 0,5 “reposan en una ignorancia”

(Adhoc ©Javier Calvelo)

Machado dijo que cuando escucha propuestas para modificar la ley de tolerancia cero al alcohol para conducir siente “frustración y bronca”. “Cuando los candidatos políticos y los políticos en acción defienden una ley del 0,3 o 0,5, primero, reposan en una ignorancia y, segundo, uno piensa que también están presionados por grupos de interés a los que no les sirve una ley de cero alcohol, que en realidad no es una ley seca, esto no va contra las conductas de las personas con respecto al alcohol. Lo que dice es si tome no maneje”.

Además, Machado dijo que la cifra de 7% de espirometrías positivas en siniestros, que figura en el último informe de Unasev, es un subregistro enorme de la realidad.

“Precisamente a los traumatizados más graves no se les hace espirometrías, ojalá así siempre fuese, pero es falaz pensar que solo ese porcentaje de 6 o 7% de los involucrados en siniestros de tránsito está bajo efectos del alcohol”.

Machado citó un artículo reciente del que fue autor -el trabajo se publicó en la revista Médica del Uruguay- donde se analizó el alcohol en sangre de los pacientes que presentaron un evento traumático y fueron asistidos en el Departamento de Emergencia del Hospital de Clínicas durante marzo a agosto de 2017.

En este caso, el 30% de los siniestrados graves habían consumido alcohol y la conclusión del trabajo fue que el consumo de alcohol se asoció significativamente con la severidad del trauma en los siniestros de tránsito, sin importar la cantidad consumida.

El cirujano Julio Trostchansky y el intensivista Gerardo Barrios dijeron que en los países desarrollados, donde se modificó la tolerancia cero al alcohol para conducir, ganó el lobby las empresas.

“Es una marcador de desarrollo como sociedad. Las otras sociedades están teniendo expresiones corporativas que no le permiten ir hacia ahí. Eso es lo que vemos en lo que dicen algunos candidatos”.

“En Europa la tasa es 0,5 por la presión que hace la industria y comercialización del alcohol. Acá tenemos la experiencia con los bodegueros. Si uno cede a las presiones corporativas no tendríamos ni cascos homologados, ni vehículos con airbags o cinturón de tres puntas, ni tasas de alcohol”.