Las estrellas a seguir en el Mundial de básquet

A pesar de la ausencia de los mejores estadounidenses, habrá estrellas del básquetbol en el Mundial de China que comienza el sábado.

Actualizado: 30 de agosto de 2019 —  Por: Redacción 180

Las estrellas a seguir en el Mundial de básquet

AFP

Diez jugadores a seguir en la cita mundial.

Giannis Antetokounmpo (Grecia)

El 'Greek Freak' (el fenómeno griego) es el segundo europeo en ser nombrado MVP de la NBA, doce años después del alemán Dirk Nowitzki, gracias a una temporada espectacular con los Milwaukee Bucks. Este gigante de 24 años y 2,11 m de estatura, increíblemente rápido y activo pese a su tamaño (siendo un alero fuerte puede jugar de base), promedió 27,7 puntos, 12,5 rebotes y 5,9 asistencias por partido. Su presencia hace que Grecia sea candidata al podio.

Nikola Jokic (Serbia)

El gran serbio (2,13 m) es un pívot atípico al que lo que más le gusta es proporcionar asistencias. Un poco rollizo, no es de los que vuelan para destrozar el aro, sino que destaca por su visión de juego y su habilidad. Esta temporada ha promediado 20,1 puntos, 10,8 rebotes y 7,3 asistencias. Los Denver Nuggets, que le eligieron en la 41ª posición del 'draft' de 2014, acaban de renovarle por cinco años y más de 150 millones de dólares (135 millones de euros). En Serbia es tan popular como el tenista Novak Djokovic.

Kemba Walker (Estados Unidos)

Sin los LeBron James, Stephen Curry, Kawhi Leonard y compañía, es uno de los dos únicos estadounidenses en haber disputado el último All Star Game (su tercero consecutivo) junto a Khris Middleton. Es un base increíble, bastante bajo (1,85 m) pero gran anotador (25,6 puntos de media esta temporada). Llegó a los Boston Celtics luego de pasar toda su trayectoria en Charlotte.

Marc Gasol (España)

A los 34 años, el pívot español cumplió su sueño de proclamarse campeón de la NBA esta temporada con los Toronto Raptors, algo que ya hizo su hermano Pau en dos ocasiones con Los Angeles Lakers (son los únicos hermanos en tener el famoso anillo). Muy grande (2,15 m), recio pero también habilidoso, será el líder del equipo español que busca subirse al podio 13 años después del título conseguido en 2006.

Rudy Gobert (Francia)

El gigantesco pívot de los Utah Jazz (2,17 m) ha sido nombrado mejor defensor de la NBA por segunda temporada consecutiva. Muy ágil para su envergadura, es un especialista del contrataque.

Patty Mills (Australia)

El segundo base de los San Antonio Spurs no es una superestrella de la NBA, pero le encanta destacar en el básquet FIBA. Para muestra, sus 30 puntos en la victoria de los 'Boomers' en un amistoso contra Estados Unidos. "Se mueve, penetra, es inteligente, duro, ¡un pesado!", dijo el seleccionador estadounidense, Gregg Popovich, que también es su entrenador en Texas.

Nikola Vucevic (Montenegro)

El pívot de 2,13 metros alcanzó su madurez a los 28 años después de siete temporadas en Orlando Magic. Este curso disputó su primer All Star y cerró la temporada con más de 20 puntos de media.

Dennis Schröder (Alemania)

Al hiperactivo jugador de Oklahoma City Thunder (1,85 m) le encanta colarse en medio de los gigantes con sus apoyos rápidos para detenerse cerca del aro. Luego de la retirada de Dirk Nowitzki, es el jugador que puede hacer que Alemania sorprenda.

Rui Hachimura (Japón)

En junio se convirtió en el primer japonés de la historia en ser elegido en el 'draft' de la NBA por los Washington Wizards, donde llevará el dorsal N.8 (Hachi en japonés). Este alero de 2,03 m, quien asegura tener "el tamaño de su padre de origen beninés y la velocidad de su madre nipona", debería ser una de las estrellas de Japón en los Juegos de Tokio el próximo verano boreal. En el periodo de preparación, anotó 31 puntos en la victoria de los nipones sobre Alemania.

Donovan Mitchell (Estados Unidos)

Este joven escolta de 22 años posee unas cualidades físicas espectaculares. Ganó el concurso de mates del All Star Game en 2018 y se fue a más de 20 puntos de media en sus dos primeras temporadas con los Utah Jazz. Es a él a quien podrían apuntar los focos en un equipo estadounidense privado de sus principales estrellas.

AFP